La baja producción preocupa a los concesionarios

Los concesionarios españoles están preocupados por el futuro. Una de sus principales inquietudes, aunque no la única, reside en el descenso de la producción de automóviles, algo que, sin duda, tendrá una importante repercusión en el sector.

Fiat blinda su negocio en España
Fiat blinda su negocio en España

Este año se producirán en España cerca de 300.000 automóviles menos, según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (ANFAC), lo que repercutirá de manera importante en las redes comerciales de las diferentes marcas puesto que la distribución de los vehículos fabricados en España es más sencilla y más barata.Blas Vives, secretario general de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (FACONAUTO), ha afirmado que los puntos de venta de coches “venden mejor el producto nacional", porque el suministro y la distribución son más sencillos que en el caso de los vehículos importados. No obstante, este no es el único obstáculo al que se tiene que enfrentar el sector de los concesionarios españoles. Otra de las amenazas está en el exterior, exactamente en las grandes empresas de concesionarios europeos. Desde el pasado 1 de octubre, todos los concesionarios autorizados pueden abrir un establecimiento y distribuir turismos en cualquier país de la Unión Europea. Bajo esta nueva situación, España se convierte en uno de los mercados más atractivos para los grandes grupos europeos, porque está menos atomizado y es más rentable.La llegada masiva de estas multinacionales podrían provocar que esa rentabilidad disminuyera de manera notable. No obstante, en España los beneficios que obtienen los concesionarios no provienen siempre de la venta de coches, sino de otras líneas de negocio, como la de operaciones de mantenimiento y reparación.Al hilo de esto, otra de las grandes preocupaciones del sector reside en la escasez de mano de obra especializada en las actividades de reparación. Según el presidente de FACONAUTO, Antonio Romero-Haupold, “para hacer frente al volumen de trabajo presente y futuro de las concesiones faltan chapistas y electromecánicos, profesionales de costosa formación. Podríamos estar hablando de 13.000 empleos"La ciudad de Barcelona está viendo cómo la venta de coches de lujo, léase Porsche y Ferrari, se está disparando. Las razones hay que buscarlas en los bajos tipos de interés –que permiten que financiar la compra sea más barato y que no salga demasiado rentable ahorrar- y en el éxito de fórmulas de financiación como el renting y el leasing. Sin embargo, una de los motivos de que se vendan tantos coches exclusivos en la Ciudad Condal es que los barceloneses se han quitado los complejos y se han lanzado al consumo desmedido.