La autopista M-12 se abre al tráfico

La nueva autopista M-12, que conecta la capital con el aeropuerto de Barajas, entra hoy en servicio. Durante su primera semana de funcionamiento, será gratuita, pero los conductores deberán abonar un peaje de 1,50 euros a partir del día 23.

La constructora OHL, concesionaria de la M-12, permitirá a los conductores circular gratuitamente por esta nueva vía durante una semana, con el fin de que conozcan las ventajas de esta carretera. A partir del próximo día 23, los que decidan seguir empleando este itinerario para realizar sus trayectos deberán abonar un peaje de 1,50 euros, según explica elmundo.es. Según las estimaciones, la autopista registrará un tráfico de 25.000 vehículos diarios, aunque esta cifra podría duplicarse cuando entre en funcionamiento la nueva terminal T4 del aeropuerto madrileño. Además de conectar la capital con Barajas, la M-12 también servirá como alternativa para todos aquellos que tengan que entrar o salir de Madrid y no deseen emplear la A-1 (carretera de Burgos).La nueva vía tiene una longitud de 9,4 kilómetros, divididos en dos tramos. El primero de ellos discurre entre la A-1 y la M-11, mientras que el segundo conforma un túnel que conecta la M-40 y la M-11 bajo el parque Juan Carlos I.Según OHL, la seguridad es una de las principales características de la vía. El subterráneo, por ejemplo, ha sido equipado con los sistemas de protección más modernos, como un circuito cerrado de televisión para su vigilancia y un dispositivo que detecta automáticamente los accidentes. La concesionaria afirma que cualquier emergencia puede ser asistida en menos de un minuto.Además, la M-12 dispone de una nave de mantenimiento equipada con una máquina quitanieves, sal y un furgón de extinción de incendios, entre otros medios.Las carreteras madrileñas también han sido noticia debido a un suceso que podría haber terminado en tragedia. Ayer, el conductor de un autobús que transportaba a 43 niños (con edades entre los 3 y los 12 años) los salvó del incendio que se declaró en el vehículo.Pedro de O.J., con más de 20 años de experiencia al volante, realizaba su habitual recorrido entre Colmenar Viejo y Tres Cantos por la M-607. Mientras conducía, notó que salía humo de una de las ruedas traseras. Inmediatamente, detuvo el autobús en el arcén, evacuó a los ocupantes del vehículo (43 niños, una monitora y dos profesores) y los situó a 150 metros del autocar. Cuando se acercó para ver qué ocurría, comenzó un incendio que consumió el autobús en menos de 5 minutos. Los trabajos de extinción del incendio llevados a cabo por los bomberos provocaron el corte de uno de los carriles de la M-607, lo que originó importantes retenciones.