La Audiencia Provincial de Alicante absuelve al acusado de incendiar su casa cuando iba a ser desahuciado

La sentencia anula las pruebas recogidas en una de las entradas y registros del domicilio, que se realizó sin orden judicial

La Audiencia Provincial de Alicante ha absuelto a un vecino de Alicante acusado de incendiar su vivienda el mismo día en que iba a ser desahuciado, al considerar que no queda probado que el acusado provocara intencionadamente el fuego y al entender nula las pruebas recogidas en una de las entradas y registros del domicilio, que se realizó sin orden judicial.

En esta sentencia, la sección segunda de la Audiencia Provincial considera probado que sobre las 9.30 horas del día 20 de julio de 2011 se produjo un incendio en una vivienda de la primera planta del número 3 de la calle Abad Fernández Elguera de Alicante, que constituía el domicilio del acusado, cuyo desahucio estaba previsto para ese mismo día.

El incendio se originó en el centro del salón de la vivienda, donde estaba situada una máquina generadora de oxígeno de uso médico, y causó cuantiosos daños en el salón, y daños menores en el resto de habitaciones de la vivienda, así como en las de la segunda y tercera planta, en diferentes elementos comunes del edificio y en el automóvil que se hallaba estacionando frente al mismo.

La vivienda incendiada forma parte de un edificio de varias plantas, muchas de ellas habitadas, y en el momento del incendio numerosas personas se hallaban en el interior de las viviendas.

A consecuencia del incendio el acusado sufrió lesiones por quemadura, y tuvo que ser evacuado por agentes de la Policía Nacional cuando se hallaba en el rellano del primer piso. Además, sufrieron intoxicación por inhalación de humo otras cuatro personas.

CAUSAS NO PROBADAS

En la sentencia emitida el pasado 9 de julio, la sección segunda de la Audiencia Provincial absuelve al acusado de incendio, y remarca que no puede descartarse la posibilidad de que el fuego se originara por un fallo o una alteración del suministro de electricidad a la máquina generadora de oxígeno.

Por ello, y al no quedar constatados los elementos más sugestivos de la causación intencionada del incendio, como es la presencia de acelerantes, el tribunal reconoce que quedan abiertas varias posibilidades alternativas sobre la causa del incendio, declara que no está probado que fuera originado intencionadamente por el acusado.

NULIDAD DE PRUEBAS

Así mismo, la resolución recuerda que los agentes de la Policía Científica llevaron a cabo una primera inspección en la vivienda incendiada una hora después de los hechos, y otra segunda dos días después.

En la primera, los agentes se limitaron a comprobar si había algún herido o algún cadáver y a hacer algunas fotos, y advirtieron que el fuego había tenido origen en el centro del salón, donde estaban los restos de la máquina generadora de oxígeno. En la segunda inspección, los agentes tomaron muestras y advirtieron la presencia de los principales elementos de juicio que han servido de base a las conclusiones del informe pericial.

El tribunal entiende que, en la medida en que la entrada para hacer la primera inspección tenía también por finalidad prestar auxilio a posibles víctimas, dicha entrada puede considerarse justificada por la situación de necesidad originada por el incendio, si bien incluso esta entrada podría cuestionarse en la medida en que el auxilio a las víctimas aparece como objetivo secundario.

No obstante, la segunda entrada se hizo a los dos días del incendio, sin que hubiera flagrancia ni consentimiento, estado de necesidad ni autorización judicial, por lo que estima que se vulneró el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio.