La apreciación del euro preocupa a los fabricantes alemanes

La recuperación del euro ha sido bienvenida por todos, menos por los constructores alemanes de vehículos. BMW, Porsche, Volkswagen o DaimlerCrhysler han visto cómo, desde principios de julio, sus acciones se han depreciado. Según estas compañías, el temor al encarecimiento involuntario de sus exportaciones al mercado estadounidense ha provocado esa caída.

No todo iban a ser sonrisas para el renacido euro. Los fabricantes alemanes de automoción han visto con malos ojos la apreciación de la moneda única europea, que ha ido ganando en valor frente al dólar y a fecha de hoy alcanzaba los 91,7 centavos de esta unidad monetaria. Se trata de un valor récord desde hace seis meses y que podría, en breves fechas, conducir a la paridad.

A juicio de las compañías germanas, esta inesperada recuperación sólo contribuirá a encarecer sus exportaciones a los Estados Unidos y a otros emporios que facturan en dólares.

Así lo ha expresado un portavoz de la VDA (Asociación Alemana de la Industria del Automóvil), para quien la mejoría del euro afectará negativamente al sector. No obstante, no se ha atrevido a proporcionar datos exactos al respecto, alegando que la asociación aún no había realizado estimaciones.

La primera prueba de este impacto contrario está, según esta misma fuente, en los descensos de las cotizaciones bursátiles de todas las compañías agrupadas en torno a la VDA, que han visto devaluarse sus acciones desde comienzos de julio. Así, en apenas mes y medio, los títulos de BMW han caído un 16 por ciento, los de DaimlerChrysler, un 10 por ciento, los de Volkswagen, un 9, y los de Porsche, un 7,5, entre otros

Exportaciones fundamentales
La importancia de las exportaciones en el mercado automovilístico alemán es fundamental. En los últimos meses, ha ido en aumento ante el descenso de las ventas locales. Este incremento se ha cifrado en torno al 8 por ciento, en el primer semestre del año, en contraste con la caída del 3 por ciento de las matriculaciones en el interior.

Concretamente, los fabricantes germanos vendieron en otros mercados 2,04 millones de vehículos, frente a los 1,9 millones de unidades comercializadas en el suyo propio.

La noticia resulta más preocupante si se tiene en cuenta que EEUU fue el destino de un 14,4 por ciento de las exportaciones, unas 498.600 unidades, según los datos proporcionados por la asociación de fabricantes.

Por último, la VDA ha señalado que las repercusiones serían diferentes para cada constructor. En teoría, las firmas de lujo se verían menos dañadas que el resto, debido a la fidelidad de sus clientes.