La ampliación del transporte público, en peligro

Los desacuerdos entre el Gobierno español y la Generalitat de Cataluña ponen en peligro el avance del transporte público en la Ciudad Condal, según ha declarado el Ayuntamiento de Barcelona.

El Consistorio barcelonés teme que las desavenencias entre el Gobierno central y el autonómico perjudique gravemente el desarrollo y evolución de los transportes públicos en esta ciudad. El Ayuntamiento se refiere sobre todo a la evolución del Plan Director de Infraestructuras 2001-2010 que contempla importantes obras en el metropolitano de la Ciudad Condal y que conllevaría una mejorar en el tráfico rodado.

No todos los contratos que rigen la financiación del transporte público y que por tanto garantizan la inversión están firmados por parte del Gobierno central. Esto pone el peligro estas obras, según ha denunciado el primer teniente de alcalde de la Ciudad Condal, Xavier Casas.

Sin embargo, no sólo supone un retraso en las obras sino un déficit para el resto de actores que participan en los contratos y que ya han aportado su porcentaje económico. Según Casas, se está acumulando un déficit anual de 80 millones de euros.

La diferencia de aportaciones entre Madrid y Barcelona también indigna al ayuntamiento catalán. El Gobierno, según los datos del consistorio barcelonés, ha invertido en Madrid unos 943 millones de euros –modernización de infraestructuras- mientras que en Barcelona sólo ha invertido 656 millones en el mismo concepto en el último lustro.