La Agencia Federal para la Seguridad Vial estadounidense falla en sus investigaciones

Las autoridades federales encargadas de la seguridad en el tráfico en Estados Unidos necesitan realizar grandes mejoras en su sistema de recogida y análisis de datos sobre los defectos potenciales de los automóviles con el fin de evitar otra catástrofe como la de los neumáticos Firestone.

Untitled Document

El Departamento de Transporte estadounidense aseguró ayer que, según un informe elaborado por la oficina del inspector general, la Agencia Federal para la Seguridad Vial (NHTSA</font color="#0000CC"> , en sus siglas en inglés) está utilizando un "sistema seriamente defectuoso" para decidir el comienzo o no de una investigación sobre los posibles fallos en un vehículo, ya que, frecuentemente, los datos en los que se basa esa resolución son incompletos e imprecisos.

Por ejemplo, cientos de personas murieron antes de que se realizase la primera llamada a revisión (en agosto de 2000) de los neumáticos Firestone que montaba el todo terreno Ford Explorer. Este caso ha dado lugar a una nueva ley que tendrá que implantar el organismo federal, aunque el informe también cuestiona si la agencia está preparada para ajustarse a los parámetros que dicta la nueva norma, pues la entidad estadounidense "aún tiene que afrontar varias dificultades para la completa adopción de la nueva ley, así como mejorar su habilidad para identificar potenciales defectos en la seguridad de los vehículos".

Según el documento elaborado por el Departamento de Transporte, la Oficina de Investigación de Defectos (el departamento de la Agencia para la Seguridad Vial encargado de organizar inspecciones que pueden desembocar en llamadas a revisión) recibe 34.000 quejas anuales, mientras que los fabricantes reciben muchas más -en uno de los casos estudiados por el informe, la entidad federal recibió 32 protestas sobre un fallo en la transmisión de un automóvil, mientras que el constructor recibió 1.411-.

Ante estos hechos, la Agencia ha decidido realizar varios cambios, como desarrollar un nuevo programa de análisis de defectos y un nuevo procedimiento de toma de decisiones para identificar mejor las irregularidades que afecten a la seguridad (ya que, en algunas ocasiones, esta entidad se negó a abrir investigaciones sobre fallos que habían provocado víctimas y, en otras, decidió investigar el mismo tipo de problema, aunque no hubiera heridos implicados).

El aumento en el presupuesto debe destinarse a mejoras
Por otra parte, la nueva ley establece un aumento en el presupuesto de la Agencia para la Seguridad Vial, que debe utilizarse para construir una base de datos más completa y un sistema de alerta más eficaz, que requerirá que los fabricantes comuniquen todas las quejas de los consumidores a esta entidad.

A pesar de los recursos obtenidos con la nueva norma, el informe del Departamento de Transporte establece que el sistema de identificación de defectos recién implantado por el organismo federal "aún no es fiable, pues presenta una gestión y un plan de actuación muy pobre".

Además, la entidad encargada de la seguridad en el tráfico se ha negado a actualizar su base de datos, alegando que tiene demasiados errores, por lo que llevaría mucho tiempo corregirla.

Los mejores vídeos