La Administración Bush quiere dilatar la propuesta demócrata de ahorro de combustible

La Administración Bush va a anunciar su oposición en el Senado a la propuesta de nueva legislación sobre el consumo medio de los automóviles en los Estados Unidos defendida por los Demócratas.

El partido Demócrata defiende una legislación más dura que provoque que los constructores de vehículos estadounidenses fabriquen modelos de menor consumo. La proposición del Gobierno, sin embargo, contempla que el Congreso sea el que conmine al Ministerio de Transporte a que tome una decisión sobre los nuevos estándares de consumo, aunque no inmediatamente.

Esta propuesta es temida en parte por los Demócratas ya que creen que el proceso podría alargarse y evitar el descenso de los consumos medios de los vehículos. Al lado de la postura republicana se encuentran los principales fabricantes, que temen las posibles consecuencias negativas para la industria, que se traducen en pérdidas de empleo.