Kia exige más esfuerzo a sus concesionarios

Entre la marca coreana Kia y sus concesionarios españoles se ha abierto una profunda brecha que amenaza con agigantarse. Los distribuidores dicen que no pueden asumir el objetivo de ventas marcado por la empresa. A su vez, la compañía asegura que no piensa renunciar a esa meta.

A finales de 2004, Kia Motor España confiaba en vender 40.000 coches en nuestro país durante el presente 2005. Esa era la marca a batir y el objetivo asumido por todos los concesionarios de la pujante firma coreana. Sin embargo, a principios de este año, Kenny Lee, presidente de la empresa en España, modificó el plan y anunció un nuevo horizonte de 45.000 unidades matriculadas.
La llegada de más productos a la gama, como el nuevo todo terreno Sportage, los Cerato y los Opirus, ha espoleado las ansias comerciales de la empresa, que quiere llegar a los 100.000 coches en 2010 y que crece en Europa a un ritmo vertiginoso.

Sin embargo, la noticia no ha sentado nada bien a los concesionarios, que temen no poder alcanzar las cuotas que se les han fijado. El enfado es tan grande que algunas de las 85 concesiones se han unido para plantear una mediación arbitral. Desde Kia se niega que los concesionarios hayan iniciado ningún procedimiento de arbitraje y explican que es sólo una amenaza para presionar. Según explicaba ayer el diario Cinco Días, las tiendas aseguran que no pueden vender más de 35.000 coches. Esta cifra estaría en línea con las 4.500 ventas que llevan en lo que va de año, que apuntan a un ritmo anual sobre las 35.000 ó 36.000 unidades, y marcaría un buen aumento sobre los 30.000 coches vendidos en 2004. Para los concesionarios, el panorama del sector no es tan halagüeño como dice la marca. Creen que no estamos en un año de expansión y que las ventas generales no crecerán significativamente. Ante este paisaje, consideran que es mejor plantear objetivos conservadores.Sin embargo, Kia se mantiene en sus trece. Aseguran que el año pasado crecieron un 60 por ciento y que, tras esa marca, no es mucho pedir que este año se crezca otro 50 por ciento, lo que supondría ser por segundo año consecutivo la firma de mayor crecimiento del mercado español.
Kia es una marca que pertenece al grupo coreano Hyundai. Tras dejar atrás su imagen de constructor barato y de poca calidad, Kia ha realizado un esfuerzo enorme y ha colocado en el mercado europeo una amplia gama de vehículos que van desde los utilitarios hasta las berlinas y todo terrenos de lujo. Sus estándares de calidad ya son equiparables a los europeos y, mientras tanto, mantienen unos precios muy competitivos. Así, no es de extrañar lo mucho que crece el nombre de Kia en Europa. Tampoco hay que sorprenderse si la firma se propone ser el quinto fabricante del mercado de aquí a 2010 y asaltar el las carreteras españolas con 100.000 coches por año. Como muestra, un botón: en febrero, sus ventas europeas aumentaron un 70 por ciento y lleva ya casi 30.000 coches vendidos en dos meses y medio en todo el continente.