José Montilla apoya los cambios de Navarro en el PSC pero evita cargar contra los críticos

El expresidente de la Generalitat y exprimer secretario del PSC, José Montilla, apoya los cambios internos que ha impulsado el líder de los socialistas catalanes, Pere Navarro, pero ha evitado cargar contra las voces críticas que han surgido dentro del partido.

En declaraciones a Catalunya Radio recogidas por Europa Press, ha considerado que Navarro y su dirección están 'absolutamente legitimados' para relevar a Joaquim Nadal y Miquel Iceta de la dirección del grupo parlamentario para sustituirlos por Xavier Sabaté y Jaume Collboni.

'La dirección actual ha hecho unos cambios que ya había anunciado que haría y los ha hecho cuando lo ha considerado oportuno. Seguro que lo ha hecho lo mejor que ha sabido y ha podido y con la mejor de las intenciones', ha zanjado.

Preguntado por las voces críticas que han surgido ante la remodelación interna, la mayoría de exconsejeros de su gobierno como Ernest Maragall, Monserrat Tura y Marina Geli, se ha limitado a decir que 'cada cual es libre de hablar', lejos de pronosticar que los socialistas catalanes estén en riesgo de ruptura.

Montilla ha insistido en negar que el partido tenga un sector catalanista que se contraponga a la dirección actual: 'Catalanista lo es el partido. No me considero menos catalanista que nadie. Se trata de una discusión bizantina. En el PSC no hay dos almas'.

El ahora senador ha concluido que las tensiones que han aparecido en el partido en los últimos días lo han hecho porque el PSC es un partido amplio y de gobierno en el que es normal que se expresen varias sensibilidades.

DIADA

En la línea de lo que ha manifestado la dirección del PSC, Montilla no irá a la manifestación de la Diada organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC): 'Están en su derecho --de celebrarla--, pero yo no soy independentista'.

El expresidente catalán ha vinculado las expectativas de que la manifestación sea multitudinaria con la creciente 'desafección' política que hay en Cataluña y en España, y ha concluido que la crisis económica ha agravado el distanciamiento de los ciudadanos con la política.

Montilla ha cargado contra la gestión tanto del gobierno catalán como el español porque, según ha dicho, los ciudadanos tienen la percepción de que la situación es peor que cuando PP y CiU asumieron las riendas.