Jaguar Land Rover prevé que China será su mayor mercado dentro de pocos años

La multinacional de vehículos de lujo Jaguar Land Rover espera que sus ventas en China crezcan hasta un 54 por ciento en 2011 y que, dentro de pocos años, el gigante asiático sea su mayor mercado de exportación, explicó su presidente, Bob Grace, en una entrevista al diario 'Shanghai Daily'.

La firma británica, que por ahora no fabrica en China, aunque está preparándose para hacerlo mediante una empresa mixta, vendió al país oriental tan sólo en el primer trimestre del año 820 unidades de la marca Jaguar (un 39 por ciento más que en el mismo período de 2010) y 7.745 de Land Rover (un 49 por ciento más interanual).

Según el presidente de la compañía, su objetivo es superar las 40.000 ventas en China este mismo año, lo que supondría un 54 por ciento de crecimiento interanual, por encima de las 26.000 unidades que vendió en el país en 2010.

La firma, que hizo la presentación mundial de su nuevo modelo Jaguar XJ 3.0, especialmente diseñado para el mercado chino, en el Salón del Automóvil de Shanghái, que se está celebrando esta semana, también está introduciendo ahora en el país sus modelos Evoque y Autobiagraphy Ultimate de Land Rover.

'China es el tercer mayor mercado para Jaguar Land Rover, tras el Reino Unido y Norteamérica, pero la distancia está disminuyendo muy deprisa', aseguró Grace, que recordó que, aunque los observadores del sector esperaban que el mercado chino alcanzase el millón de ventas de vehículos de lujo hacia 2018, 'estaremos ahí mucho antes'.

Jaguar Land Rover creó en julio pasado una compañía para sus ventas en China, y contaba en 2010 con 60 concesionarios distribuidores en el país, que aumentarán hasta cerca de 100 para finales de este mismo año, así como un centro de distribución de componentes en Cantón (sur) que empezará a funcionar en breve.

'Lo que los clientes chinos buscan es una marca que se diferencie', aseguró, lo que han tenido en cuenta para el nuevo modelo de Jaguar XJ de tres litros, que Grace describió como 'un coche para quienes quieren señalar que no son parte de la media y para quienes han conseguido lo que quieren conseguir en la vida'.

'Buscan detalles de lujo y comodidad', resumió, como asientos con funciones de masaje, calefacción y frescor 'para los clientes que quieren un lujo muy diferenciado en su automóvil', como en es el caso del nuevo XJ, 'hecho a medida para la nueva generación de elites (chinas) de los negocios'.