Jaguar cierra una de sus plantas emblemáticas

La crisis en el sector de la automoción también golpea a Jaguar, el fabricante de coches de lujo controlado por Ford. La firma británica ha anunciado que cerrará una de sus plantas históricas, Browns Lane, con el fin de acabar con las pérdidas que arrastra. Es sólo una de las medidas del plan de reducción de costes que ha diseñado la marca.

Jaguar construyó la factoría de Browns Lane hace 53 años. La planta se había convertido en todo un símbolo de la marca, pero debe ser cerrada. Esta medida, que obedece a un plan de recorte de gastos, supondrá la pérdida de 1.150 de los 2.000 puestos de trabajo que existen en la fábrica. Un total de 400 operarios de producción y 750 del área administrativa se acogerán a bajas voluntarias. Otros 450 empleados serán trasladados a las instalaciones de Castle Bromwich, en las que se montarán los modelos XK y XJ –actualmente, éstos se ensamblan en Browns Lane-. También conservará la fabricación de piezas de madera para los vehículos de Jaguar, Land Rover y Aston Martin (filial en la que se crearán 300 nuevos empleos), con lo que se mantendrán 310 puestos de trabajo.Ford lleva varios meses preparando una reducción de costes en su filial de lujo Premier Automotive Group (PAG), que reúne a las firmas Jaguar, Volvo y Land Rover. Las pérdidas en el segundo trimestre han llegado a los 301 millones de euros, indica el diario “Expansión". Las compañías más problemáticas para la marca del óvalo son Jaguar y Land Rover. Sus ventas en Estados Unidos se han hundido, debido a la fortaleza de la libra frente al dólar, a los incentivos en el segmento de los vehículos de lujo y a la fuerte competencia existente en el mercado americano. Las matriculaciones de ambas automovilísticas han caído, respectivamente, un 12 y un 15 por ciento en el acumulado del año.Esta situación contrasta con la que se vive en Europa Occidental, donde las operaciones de Jaguar han aumentado un 35,1 por ciento, hasta las 39.970 unidades. Land Rover, por su parte, ha vendido un 3,4 por ciento más en este mercado.“Jaguar, simplemente, no puede aguantar el mantenimiento de tres factorías con unas ventas de 125.000 coches", según Mark Fields, máximo responsable de PAG. El plan diseñado por Ford también incluye iniciativas en el área industrial, de mercado, de costes y de producto, con el fin de mejorar la situación financiera de la compañía británica. La marca del óvalo ha cifrado en 370 millones de euros el coste de las medidas que aplicará en su filial.Jaguar mantendrá la planta de Halewood –en la que se fabrica el X-Type y que recibirá, en 2006, al sustituto del Land Rover Freelander-, el Centro de Desarrollos de Producto de Whitley y las instalaciones de ensayo en Alemania, situadas cerca del circuito de Nurburgring.Browns Lane cerrará en septiembre de 2005, cuando cese la producción del deportivo XK, que será sustituido por el nuevo modelo X150. Éste se fabricará íntegramente en aluminio en Castle Bromwich. Entre las innovaciones que esperan a los vehículos también se encuentra un motor Diesel de altas prestaciones (basado en el V6 2.7) para el XJ, un propulsor más potente para el X-Type y la introducción del X-Type wagon en Estados Unidos.

Con el fin de reducir costes, Jaguar también ha decidido abandonar la Fórmula Uno cuanto finalice la actual temporada. La escudería británica inició su andadura en la máxima categoría de la especialidad en 2000 y, hasta la fecha, no ha ganado ninguna carrera. El equipo será puesto a la venta. El presidente de la filial de Jaguar en España, José Carmona, ha anunciado que la reestructuración de la firma ha sido inevitable. Asimismo, ha asegurado que no afectará a la estructura de la marca en España.

Los mejores vídeos