Italia consigue parar el desplome de sus matriculaciones

Los planes de Berlusconi, el presidente italiano, parecen dar sus frutos. Tras la puesta en marcha de las "ayudas ecológicas", Italia ha frenado la auténtica avalancha que sufrían sus matriculaciones: el descenso se sitúa al mismo nivel que el vivido en el mercado español. Ahora, incluso Fiat parece que todavía respira.

Italia consigue parar el desplome de sus matriculaciones
Italia consigue parar el desplome de sus matriculaciones

Los datos de la Dirección General de Tráfico italiana siguen siendo negativos -el pasado mes de julio se ha registrado una caída de ventas del 6,37 por ciento respecto al mismo mes que el año anterior (202.4000 unidades comercializadas)-, pero las autoridades se sienten aliviadas.

Tras dos meses de descensos superiores al 10 por ciento (el pasado mayo se registró una caída del 11 por ciento y el pasado junio, del 17), las matriculaciones han repuntado un poco y se sitúan al mismo nivel que, por ejemplo, España (los últimos datos facilitados por los fabricantes apuntan a un retroceso del 6 por ciento).

El equipo de Berlusconi esperaba estos datos, ya que significaban el primer examen de sus "rebajas ecológicas". Maniatado por las normas de Competencia de la UE y alarmado por la agonía de una de las marcas más emblemáticas del país - Fiat -, el Gobierno italiano decidió dejar exentos del impuesto de circulación a los nuevos modelos "respetuosos con el medio ambiente".

La propia Fiat también se ha decantado por esta "ecológica" válvula de escape y ofrece en dicho país una financiación sin costes añadidos de 12.000 euros (dos millones de pesetas) para la compra de un coche que sustituya a un vehículo de gasolina con plomo.

Así, durante el mes de julio, Fiat ha sufrido un recorte de ventas de "tan sólo" un 15,9 por ciento (un buen resultado si tenemos en cuenta que hace sólo treinta días la sangría era el doble; además, en lo que va de año, sus ventas se han reducido un 20,3 por ciento respecto a los siete primeros meses de 2001).

Por marcas, Fiat ha vendido 45.140 unidades en el mercado transalpino (un 16,5 por ciento menos que en julio del año anterior); Alfa Romeo, 7.410 unidades (un 14,52 por ciento menos) y Lancia, 9.090 unidades (13,99 por ciento menos).

Ford, a la cabeza
En este mercado de capa caída, Ford es líder, con 16.380 vehículos (lo que supone un descenso del 4,10 por ciento), seguida de Volkswagen (15.560 unidades y 0,82 por ciento de retroceso) y Opel (15.210 unidades y una caída del 17,63 por ciento). Renault, Nissan, Daewoo y Hyundai también han cosechado números rojos.

Entre las marcas que parecen impasibles a las fluctuaciones de ventas, destaca Citroën que ha aumentado sus matriculaciones un 30,22 por ciento; Audi, un 35,58 por ciento; Mercedes, un 32,09 por ciento; BMW, un 5,94 por ciento y Toyota, un 16,10 por ciento.

Hay que tener en cuenta que, al igual que ocurrió en España, Italia había cerrado el balance de 2001 con un récord de matriculaciones.