Inventores por vocación

Luces que no se funden, parasoles para neumáticos, elevadores para dobles aparcamientos… Los inventores españoles no descansan. En una industria cada vez más automatizada, todavía hoy sobreviven imaginativos creadores. No son famosos ingenieros, ni contrastados diseñadores, pero sueñan con formar parte algún día de la gran historia del automóvil. Ilusión no les falta.

Inventores por vocación
Inventores por vocación

En los últimos años, España se ha convertido en una importante cuna de inventores. Decenas de personas dedican mucho tiempo y esfuerzo a idear nuevas propuestas para la industria automovilística, formando parte de un colectivo que, aunque siempre se ha caricaturizado, es, generalmente, muy comprometido en la mejora de la automoción. Casi todos los nuevos proyectos van destinados a reforzar la seguridad de los automóviles o a reducir la emisión de gases contaminantes. Veamos algunos ejemplos.A Máximo ya lo conocemos. Se considera un auténtico humanista y presume orgulloso de su último invento: la bombilla multifilamento. “A todos nos pone los pelos de punta tener que bajarnos del coche en mitad de la autopista y en plena noche para cambiar unas luces que se han fundido. Pues eso, con mi idea, se ha acabado", nos explica este asturiano. En efecto, la bombilla multifilamento es uno de los inventos españoles más brillantes de los últimos años. Se trata de un nuevo sistema de iluminación que dota a las bombillas de un doble o triple filamento, de forma que, cuando el primero se funde, conmuta automáticamente al segundo sin necesidad de cambiar las luces. Cuando esto sucede, se activa un dispositivo de advertencia que indica que la bombilla se mantiene encendida por medio del filamento suplente. Así, el automovilista sabe, sin apagón, que pronto debe sustituir las luces.Máximo asegura que la bombilla multifilamento duplica y hasta triplica la vida de la lámpara. Además, supone una reducción del 50 por ciento en el coste de materiales. Con la misma ilusión que Máximo, Carlos Martín nos enseña algunas de sus ideas. Tiene 33 años y una buena formación en Diseño Gráfico. Un buen día, no hace mucho, se iluminó su mente: “¿Cuántas veces hemos tenido problemas en el interior del vehículo para encajar a oscuras el cinturón de seguridad?", nos comenta. La solución a este problema la ha encontrado Carlos con la instalación de una pequeña bombilla (alimentada con una pila botón) en la cabeza del anclaje del cinturón. Ésta se enciende al intentar abrochar el dispositivo de seguridad e ilumina en rojo un texto con la palabra “Pulsar", para facilitar también el desabroche. Y no es ésta su única idea, ya que ahora se plantea la creación de un parabrisas trasero que gire 360 grados. Ya sólo falta que algún fabricante confíe en sus posibilidades.

Francisco Javier Reina es otro brillante creador. Tiene la patente del Retropark, un curioso espejo trasero para vehículos que decidió idear al escuchar en las noticias que una madre había atropellado a su hijo dando marcha atrás con su todo terreno. Su idea consiste en un espejo convexo panorámico, instalado en el ángulo superior de la ventanilla trasera del vehículo. A través de esta pieza, el conductor es capaz de observar perfectamente qué ocurre detrás de su coche. Francisco, además, es el representante en España del Rolon, otro espejo, esta vez lateral, que permite al conductor observar el carril contrario “hacia delante". ¿Que no te lo crees? Pues a la derecha te mostramos vídeos donde puedes ver el funcionamiento de estos dos últimos inventos.

No sólo la seguridad concentra imaginación, también lo hace la ecología. En España, por ejemplo, el Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales (Ciemat) ha desarrollado una nueva tecnología por la que obtiene un carburante limpio a partir de la paja de los cereales. Sí, como lo oyes. El Ciemat trata la paja con vapor de agua a 200 grados para conseguir que se esponje. “En esta fase", dice Manuel Ballesteros, responsable del proyecto, “se logra una especie de algodón que facilita el acceso a los azúcares. Tras una hidrólisis y una acción enzimática, surge el bioetanol, al que sólo queda destilarlo". El compuesto resultante no exige la modificación de los motores para su uso, ni influye en la potencia del vehículo. Además, no emite azufre, ni contiene partículas aromáticas cancerígenas.Y es que en nuestra industria hay, incluso, quien desarrolla vehículos concepto. Uno de ellos es Josep Mora, un diseñador industrial que ha creado el “Fenix", un original coche ecológico concebido totalmente con materiales reciclables. Este híbrido funciona con un motor de gasolina de 900 cm3 y otro eléctrico de 15 CV, unas mecánicas que contrastan con el potentísimo propulsor de 500 CV que monta el Tramontana, otro diseño español. Su creador es el catalán Josep Rubau. El Tramontana es un impresionante biplaza con chásis de aluminio y una estructura que combina una zona indeformable con siete áreas de absorción de impactos. Se presentará el próximo mes de marzo en el Salón de Ginebra. En esta página te hemos enseñado ya algunos inventos interesantes, aunque no son los únicos. En nuestro país, hay muchos más ingeniosos creadores, como Juan Antonio Garre, que un buen día observó cómo el sol deteriora de forma desigual los neumáticos de cada lado del coche y patentó un curioso parasol para neumáticos. O como Pedro Plaza, quien, para hacer frente a los problemas de aparcamiento, ha ideado un dispositivo elevador para el doble estacionamiento en una misma plaza. Estos y otros muchos inventos los puedes encontrar en la página web del Club de Inventores. Al lado tienes un enlace.