Huelga en Nissan Motor Ibérica

Las fábricas de Nissan en Barcelona están paradas. Una huelga de 24 horas, secundada por la totalidad de la plantilla, ha logrado paralizar las máquinas. Protestan por el bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo, que no avanzan desde que la empresa anunció un expediente de regulación de empleo.

Nissan defiende su modelo salarial doble
Nissan defiende su modelo salarial doble

Los sindicatos UGT, CGT, Comisiones Obreras y SIGEN han logrado lo que se proponían: llevar a la huelga a todos los trabajadores de las fábricas que Nissan tiene en Zona Franca y Motcada i Reixach, en Barcelona.La huelga, que empezó anoche y no acabará hasta las diez de la noche de hoy, es una demostración de fuerza por parte de la plantilla. Quieren que la empresa comprenda que están dispuestos a todo para lograr que se ponga en marcha otra vez la negociación del convenio colectivo de Nissan Motor Ibérica, parado desde que la firma anunció que iba a aplicar un expediente de regulación de empleo para dejar a 160 personas fuera de la plantilla.

Mañana, 22 de abril, se reunirán de nuevo los representantes de los trabajadores, los sindicatos y la empresa. Está previsto que en la reunión intervenga también algún representante de la Generalitat de Catalunya que haga las veces de mediador.
Este encuentro es muy importante, pues es el “último intento" para alcanzar un acuerdo antes de que el expediente de regulación se ponga en marcha, algo que sucederá el próximo lunes, 26 de abril. Los sindicatos exigen que se congele el expediente y que, después, “se establezca un calendario para abordar la negociación". “Nosotros creemos que hace falta más plantilla y la empresa nos plantea que si no somos capaces de ser más flexibles, ahora se irán 160 y, hasta 2006, se irán unos 600 trabajadores", explica Marc Giménez, presidente del comité de empresa.

En cambio, Nissan pide que los trabajadores sean más flexibles y que se adapten mejor a las necesidades de la empresa. Además, los costes de producción deben ser recortados en un 31 por ciento. Creen que sobrarán 600 trabajadores en los próximos meses para ajustarse a las nuevas necesidades de la producción. Los sindicatos dicen que, precisamente por esas necesidades, hace falta más personal, ya que la fabricación pasará de las 100.000 unidades actuales a 125.000 en 2005 y 150.000 en 2006.

Teruo Takabe, el responsable de Nissan Motor Ibérica, ha recordado que la competitividad de la factoría no está todavía asegurada, a pesar de que se han comprometido unas inversiones de 400 millones de euros para la producción de nuevos modelos. La huelga de 24 horas, que ha sido secundada por las 2.900 personas de la plantilla de estas fábricas, supone que Nissan deje de montar 550 coches. La empresa quiere fabricar este año 100.000 unidades en sus complejos catalanes.