Huelga en los taxis madrileños

Una de las promesas electorales de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, era dotar al sector del taxi de la región de un nuevo reglamento. Pues bien, le está dando bastantes más quebraderos de cabeza de lo que esperaba: hace unas horas ha comenzado una huelga de taxistas que no están de acuerdo con el borrador.

Casi un tercio de los taxistas madrileños no están de acuerdo con el futuro reglamento del sector que prepara la Comunidad de Madrid y, por ello, han decidido ir a la huelga. El paro ha comenzado a las 12 h de esta pasada noche y se prolongará hasta medianoche de hoy. El punto más controvertido y por el que van al paro es el relativo al número de licencias por persona. Este tercio de taxistas, compuesto por la Federación Profesional del Taxi, UGT y los autónomos de la Asociación Gremial, creen que la nueva normativa sólo debería adjudicar una licencia por persona y no hasta tres como se prevé en el documento que está a punto de aprobarse.

Precisamente por esa premura en la aprobación también existen temores. Como era una promesa electoral de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid y no se ha realizado en el plazo previsto -100 primeros días de mandato, según Esperanza Aguirre-, en la CAM quieren aprobarlo ya. No parece importarles si, para conseguirlo, haya que desestimar las reivindicaciones de una parte importante de los afectados: 5.000 de los 16.000 taxistas que recorren las carreteras de la región de Madrid.

Los tres asociaciones que están en huelga creen que el Gobierno de Aguirre va a aprobar el reglamento en las próximas semanas con carácter de urgencia, mediante la fórmula de decreto. El reglamento del taxi vigente en la actualidad en la Comunidad de Madrid data de 1979. La Consejera de Transportes de la Comunidad ha presentado ya dos borradores del reglamento que no han contentado, por el momento, a la totalidad de los taxistas. Como nunca llueve a gusto de todos, la CAM tiene intención de dar el visto bueno al proyecto lo antes posible.

Los dos partidos de la oposición, PSOE e IU, defienden a ultranza la revisión del texto. Según estos grupos, el documento “invita" a la creación de flotas, lo que llevaría a un descenso de la calidad del servicio, que, recordemos, es un transporte público. Los taxistas en huelga piden un referéndum para la aprobación del texto antes de que se lleve a la Asamblea de Madrid. Esperanza Aguirre, según estos profesionales, lo había prometido, pero parece que ahora ha echado marcha atrás.

Pero no sólo están en desacuerdo con el documento los taxistas. En un dictamen solicitado al Consejo de Estado, que no es vinculante, esta institución también se declara a favor del anterior documento (de 1979) antes que a favor del nuevo reglamento. Esto último constituye un obstáculo más en los objetivos de Aguirre y Cospedal (Consejera de Transporte) que, en declaraciones de José Quintana al diario El País, sólo demuestra “la incapacidad política y negociadora de Esperanza Aguirre y María Dolores de Cospedal", que les llevan a adoptar “actitudes totalitarias" (aprobación por decreto).

Los que sí están de acuerdo con el nuevo reglamento son los profesionales de la Asociación Gremial, que, además, rechazan los actos de protesta organizados por su compañeros de profesión. Y que continuarán la próxima semana a menos que la CAM decida reabrir el debate.