Huelga de multas en Semana Santa

Los agentes de la Guardia Civil están llevando a cabo una “huelga de bolis caídos" y, al parecer, el número de multas ha descendido. Las movilizaciones continuarán durante la Semana Santa, aunque Pere Navarro, director general de Tráfico, cree que las infracciones graves no serán pasadas por alto.

Menos multas de tráfico en los últimos años, según el Gobierno
Menos multas de tráfico en los últimos años, según el Gobierno

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil expresan, desde febrero, el malestar existente por su situación laboral con una curiosa protesta: no ponen multas. Sus efectos ya han sido comprobados por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC); esta entidad reveló a principios de marzo que el número de denuncias había descendido “notablemente". Pere Navarro, director general de Tráfico, admitió ayer la existencia de estas movilizaciones e indicó que pueden afectar a las sanciones “de tipo administrativo". Sin embargo, también señaló que los agentes son “profesionales responsables" y no dejarían pasar a un infractor que cometa una falta grave contra la seguridad vial.Asimismo, Navarro ha asegurado que “no es cierto que ningún guardia civil quiera ir a Tráfico". Con esta aclaración se responde a los datos de la AUGC, que cuestionan la cifra oficial de 8.000 agentes de servicio en las carreteras durante las operaciones salida y retorno de Semana Santa. Según el presidente de esta entidad, Fernando Carrillo, la plantilla no está cubierta y, además, hay personas de baja, de vacaciones o destinadas a tareas burocráticas, por lo que la cifra de agentes en las vías será de 4.300, aproximadamente. Ante estas cifras, Navarro ha comentado que las carreteras estarán vigiladas “por todos los efectivos disponibles".A pesar de todo, el responsable de Tráfico ha admitido que existe “un problema de fondo" y ha indicado que el Gobierno ya está trabajando en ello: la plantilla de la Agrupación de Tráfico se ampliará en 3.000 guardias civiles (750 plazas se cubrirán en este año), aunque es necesario “prestigiar el destino" y establecer unas mejores retribuciones. Navarro ha asegurado a Radio Nacional de España que los 132 vehículos camuflados que patrullarán las carreteras durante esta Semana Santa sancionarán las infracciones cometidas en los adelantamientos, en cambios de sentido, al no respetar la señal de “Stop" o al no emplear el cinturón de seguridad. “Buscarán aquellos comportamientos que sean graves, que afecten muy directamente a la seguridad vial y que sean motivo de accidente", ha señalado.
Este sistema de vigilancia en las vías quiere “acabar con la libertad que se toman algunos conductores, que piensan que ‘no pasa nada’. Ahora puede pasar; cuando sean advertidos por estos nuevos vehículos, que lanzan mensajes a través de un megáfono y cuentan con un cartel luminoso en el que se lee ‘Alto, Guardia Civil’, tendrán la sensación de que han sido cogidos", ha explicado el director general de Tráfico.
Asimismo, Navarro ha explicado que el balance de fallecidos en el inicio de la operación salida de Semana Santa es algo más alto que el del año pasado, lo que hace suponer que la cifra total de muertes será superior a la registrada en 2004. “Esto provoca una cierta frustración en todos los que trabajamos por la seguridad vial", ha asegurado. La Guardia Civil está investigando las causas del accidente que ha tenido lugar esta madrugada en la M-40. El conductor de un turismo, que circulaba en sentido contrario, ha perdido la vida al chocar contra un monovolumen.

El siniestro ha tenido lugar en el kilómetro 21 del cinturón madrileño, hacia las 4:15 de esta madrugada. Los ocupantes del monovolumen (un matrimonio y dos niñas, de 6 y 11 años) impactaron frontalmente contra el automóvil y sufrieron heridas de diversa consideración. El padre y la mayor de las hijas se encuentran en estado grave, mientras que la madre y la pequeña han resultado prácticamente ilesas.

A estas horas, los agentes intentan determinar por qué el vehículo que ha causado el siniestro iba en sentido contrario al de la marcha. Si conduces después de haber bebido, tienes un accidente y vas al hospital, tienes muchas posibilidades de reducir el consumo de alcohol tras recibir el consejo de los facultativos. Al menos, así lo concluye un estudio llevado a cabo por la Agencia de Salud Pública y el Hospital Valle de Hebrón de Barcelona: el 67 por ciento de las víctimas de un siniestro causado por el alcohol disminuye su consumo después de hablar con los médicos. Según el informe, son necesarios menos de cinco minutos para convencer a estos conductores, ya que se encuentran en un momento muy receptivo, que hace eficaz cualquier intervención. Los autores del estudio realizaron, desde 2001 y hasta abril de 2003, un seguimiento telefónico a los pacientes durante los 3, 6 y 12 meses posteriores al incidente. Un 67 por ciento de los encuestados había reducido el consumo de alcohol, mientras que el ratio de bebedores de riesgo había disminuido un 47 por ciento.

Según el estudio, el 83 por ciento de los conductores accidentados que dan positivo en alcoholemia son hombres. En el 76,3 por ciento de los casos, el siniestro ocurrió en horario nocturno, entre el viernes y el domingo.

También son efectivas las actuaciones que la Asociación de Parapléjicos y Grandes Minusválidos de Galicia está llevando a cabo en las carreteras. Varios miembros de la entidad, en silla de ruedas, acompañan a los agentes de la Guardia Civil en los controles de alcoholemia y explican a los automovilistas que un gran porcentaje de los casos de paraplejia está provocado por el tráfico. En Terra Autopista ya te hemos hablado de esta campaña: pincha en el enlace que aparece bajo estas líneas si quieres saber más sobre ella. Los Mossos d’Esquadra estrenarán esta semana dos minicámaras que, instaladas en un vehículo camuflado, grabarán las conductas peligrosas que se registren en las carreteras, según explica “El Periódico de Cataluña". Esta iniciativa, pionera en España, podría extenderse. Muy pronto, los 55 coches con los que los agentes autonómicos patrullan las carreteras podrían contar con estos dispositivos.
Las cámaras se activan automáticamente cuando se encienden las sirenas o cuando se rebasan los 130 km/h, ya que el aparato “entiende" que se está llevando a cabo una persecución.
Estos sistemas se emplearán para reducir el número de fallecidos en las vías catalanas, al igual que los radares instalados en estas carreteras. Desde hace 3 meses, 21 cinemómetros controlan varios puntos negros de la red viaria regional y su resultado ha sido espectacular: el número de fallecidos se ha reducido en un 62,5 por ciento, pasando de 41 a 8.