Honda piensa en Diesel

La compañía japonesa Honda tiene en mente comprar unas 20.000 unidades de motores Diesel al año de la marca Isuzu con el fin de aumentar sus ventas europeas en un 80 por ciento.

El gran y continuo incremento de las ventas de automóviles equipados con motores Diesel en el Viejo Continente está obligando a los constructores orientales, tradicionalmente reacios a este tipo de mecánicas, a lograr como sea adquirir propulsores alimentados por gasóleo.

Así lo ha entendido Honda, que va a adquirir 20.000 unidades anuales de motores Diesel de Isuzu, controlada en un 49 por ciento por General Motors. Estos serán instalados en el 15 ó 20 por ciento de los Civic fabricados en Europa. La insuficiencia de mecánicas Diesel ha provocado, según los principales especialistas, que las ventas del fabricante nipón en el continente europeo hayan descendido en un 23,3 por ciento provocando unas pérdidas récord de 448 millones de dólares (85.355 millones de pesetas).

Por otra parte, la marca japonesa ha iniciado la producción de la versión de cinco puertas de su modelo Civic en una nueva planta al sudoeste de Inglaterra. La factoría de Swindon, que oficialmente abrirá el 10 de septiembre, recibirá una inversión de 182 millones de dólares (34.675 millones de pesetas) y tendrá una capacidad productiva de 100.000 vehículos al año.