¿Habrá más dimisiones en Volkswagen?

El escándalo de fraude en Volkswagen ha provocado ya tres dimisiones y, según el semanario alemán “Wirtschaftwoche", no serán las últimas. La publicación se atreve a señalar, incluso, a la próxima “víctima": Ferdinand Piech, ex–presidente del consorcio y actual jefe del Consejo de Supervisión.

Volkswagen reconoce resultados ''desastrosos''
Volkswagen reconoce resultados ''desastrosos''

El jefe de personal de Skoda, Helmut Schuster, el responsable del comité de empresa de Volkswagen, Klaus Volkert, y el director de Recursos Humanos del fabricante, Peter Hartz, han sido los primeros en presentar su dimisión ante el escándalo de sobornos que sacude a la marca germana. Sin embargo, la prensa local apunta que no serán las únicas renuncias: el que fuera presidente del consorcio hasta el año 2002, Ferdinand Piech, podría ser la próxima “víctima".Actualmente, Piech preside el Consejo de Supervisión de Volkswagen, en el que también se encuentran el presidente del sindicato IG Metall (Jürgen Peters), el máximo accionista de la compañía (el estado de Baja Sajonia) y, hasta hace unos días, Volker y Hartz. Este último ha sido sustituido por Bernd Osterloh, quien tomará parte en la reunión que decidirá hoy si la dimisión de Hartz es aceptada.Fuentes de IG Metall, según el diario “ABC", aseguran que en la dirección de empresa y en el Gobierno de Baja Sajonia hay presiones para que Volkswagen deje de tener en su cúpula un jefe de personal de todo el consorcio, la labor que desempeñaba Hartz. El presidente del grupo, Bernd Pischetsrieder, asumiría esta función y sólo habría jefes de personal en cada una de las marcas, lo que erosionaría el poder del sindicato.Al mismo tiempo, los problemas del fabricante se multiplican. “Son tiempos difíciles", asegura Pischetsrieder en una carta dirigida a los empleados de VW, y lo serán más si Schuster, que abandonó su cargo en junio, cumple sus amenazas. Al parecer, el ex-jefe de personal de Skoda ha recibido una jugosa oferta económica de una editorial, que le pagará varios cientos de miles de euros si escribe un libro en el que divulgue detalles de la vida interna de Volkswagen: el entramado de corruptelas, sobornos e irregularidades entre los sindicatos y la cúpula de la empresa quedará al descubierto, ha advertido Schuster.Según el semanario “Der Spiegel", el escándalo en Volkswagen fue descubierto mientras se inspeccionaba el ordenador de un empleado del banco Commerzbank que había sido despedido. En la máquina había detalles sobre un entramado de empresas internacionales relacionadas con la marca alemana. La entidad bancaria entregó todos los datos a la dirección del fabricante y, tras examinarlos, VW llegó a una conclusión: Schuster estaba implicado en la obtención de pedidos para una compañía en la que tenía participaciones.Por otra parte, las últimas investigaciones también revelan que la dirección de la marca quiso controlar al comité de empresa mediante el pago de viajes de placer y otros privilegios. Al parecer, el propio Hartz dio instrucciones para que se creara un presupuesto destinado a “agasajar" a los miembros del comité. Para ello, contó con la ayuda de Klaus-Joachim Gebauer, quien organizaba las salidas de los representantes sindicales sin necesidad de presentar recibos cuando los gastos no podían justificarse. Gebauer también presentó su dimisión hace unos días.Ahora, la prensa alemana se pregunta hasta qué punto Piech y su sucesor, el propio Pischetsrieder, conocían este escándalo y actuaban a sus anchas con la connivencia de los sindicatos, sabiendo que éstos, tras los favores recibidos, serían benévolos con la dirección.El máximo responsable de la marca acudirá a Bruselas como presidente de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea), para reunirse con la Comisión Europea.

Se trata de una visita que ha generado mucha expectación, ya que se especula con la posibilidad de que Volkswagen cierre la planta que posee en Bruselas. La factoría, en la que trabajan 5.700 empleados y se ensambla parte de la gama Golf, el Lupo y el Audi A3, asegura que sólo se va a negociar el convenio colectivo 2006-2007. Sin embargo, las palabras de Evelyn Helin, portavoz de VW Bélgica, no son muy tranquilizadoras: ha reconocido que próximamente se tomarán medidas dentro de la política de “reducción de costes" que contempla el consorcio alemán. Entre estas disposiciones no se descarta un recorte de empleos. Volkswagen ha aumentado sus ventas mundiales un 10,6 por ciento durante el mes de junio, hasta las 489.500 unidades, respecto al mismo período de 2003. Esta cifra supone un récord para ese mes. La división de vehículos industriales del fabricante también ha logrado un crecimiento histórico de las matriculaciones.

Los mejores vídeos