Guardia Civil explotada: menos multas

La Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) se ha quejado de la insuficiencia de efectivos con los que cuenta la Agrupación de Tráfico de este cuerpo, lo que ha provocado, entre otras cosas, que descienda el número de denuncias por infracciones de tráfico respecto al año pasado.

“No podemos conducir por ti”
“No podemos conducir por ti”

Durante marzo de 2005, las denuncias por infracciones de tráfico que se tramitaron fueron 140.249, lo que supone un descenso del 29,6 por ciento respecto al mismo mes de 2004.Esta caída, según la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC), no responde a que los conductores ya no quebrantemos las normas de tráfico, sino a que los efectivos de la Guardia Civil que se dedican a vigilar y cuidar la circulación no aumentan; al contrario, abandonan este trabajo. En los últimos meses, han dejado su destino 57 motoristas y 26 agentes dedicados a la redacción de atestados. Sólo en el sur de Madrid, Sevilla, Huelva, Orense, Burgos y Soria se reflejó un incremento de las denuncias, mientras que en el resto de España la tendencia fue a la baja. Casos significativos se produjeron en las provincias de Guadalajara (un 385 por ciento menos de infracciones), Murcia (un 147,7 por ciento menos) y Zaragoza (115,2 por ciento). ASIGC ha pedido al Gobierno en un comunicado “que tenga una muestra de buena voluntad y premie económicamente a los guardias civiles por sus sacrificios y les estimule de manera que puedan aumentar su rendimiento" y asegura que las denuncias sólo crecerán “aumentando el número de agentes y ayudándoles con más y mejores medios técnicos de detección de infracciones". En la opinión de esta asociación, un guardia civil “sólo puede dedicar tiempo a observar infracciones y a denunciarlas cuando no está ocupado en accidentes, en regular el tráfico, en auxilio, indagaciones, etc… y cada vez tienen que dedicar más tiempo a estas labores". Esta organización ha aprovechado para dejar constancia de la escasez de efectivos del cuerpo en materia de tráfico, algo que quedó patente en los atascos sufridos durante el pasado Puente del 1 de Mayo, cuando los conductores se quejaron de no haber visto ni un Guardia Civil en las carreteras. Según ASIGC, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil está compuesta por 8.227 agentes (67 más que en febrero de 2004) de los que hay que descontar unos 650 oficiales y suboficiales que no patrullan. Del resto, hay que descontar los que se encuentran de vacaciones y dividirlos entre los tres turnos (mañana, tarde y noche) existentes, lo que supone que unos 1.700 agentes de a pie vigilan en cada turno las carreteras. Si todo el parque automovilístico español estuviera en marcha (unos 26 millones de vehículos), cada agente tendría que controlar y supervisar algo más de 15.000 automóviles, lo que, a todas luces, parece excesivo.