Grandes pérdidas en 2001 para GM, por los sucesos del 11-S y la crisis argentina

La corporación General Motors ha presentado sus resultados de explotación del último trimestre del pasado año, con los que completa el ejercicio. A pesar de un incremento de las ventas, debido a las políticas de financiación de interés cero, los beneficios entre octubre y diciembre cayeron en un 58 por ciento, debido, precisamente, a esa estrategia comercial y a la crisis argentina. Con ello, los beneficios netos de todo el año fueron un 70 por ciento inferior a los de 2000.

En concreto, en los últimos tres meses de 2001, la compañía cosechó 255 millones de dólares (288,7 millones de euro), o lo que es lo mismo 60 centavos de dólar por acción. En 2000, los resultados habían sido de 609 millones de dólares (689,6 millones de euros) ó 1,15 dólares por título.

El balance del trimestre también incluye un cargo extraordinario de 97 millones de dólares (110,15 millones de euros) para paliar los posibles efectos de la crisis en Argentina, en cuya ciudad de Rosario la firma estadounidense posee un complejo de ensamblaje. La compañía reconoció que la devalución del peso argentino, decretada la semana pasada tras años de paridad, le costó justamente 97 millones de dólares, unos 14 centavos de dólar por acción.

En contraposición, sus ventas globales aumentaron un 0,8 por ciento en esos tres meses, alcanzando los 46.000 millones de dólares (52.089 millones de euros).

A juicio de la empresa, la caída se debe a los incentivos (financiación al cero por ciento y descuentos en varios modelos) que se vio obligado a proporcionar en Estados Unidos para paliar los efectos negativos que los atentados del 11 de septiembre y la crisis económica estadounidense tuvieron para las ventas.

Pérdida del 70 por ciento en el conjunto del año
Con los resultados del último trimestre, General Motors completa un año que no ha sido precisamente positivo. En total, sus beneficios decrecieron en un 70 por ciento, siendo de 1.500 millones dólares (1.680 millones de pesetas).

Además, la cifra de negocio alcanzó sólo 177.300 millones de dólares (198.576 millones de euros), lo que significa una pérdida del 3,27 por ciento respecto a 2000, y sus ventas cayeron un 8 por ciento en todo el mundo.

Norteámerica, su principal mercado, ha sido también su principal rémora. Si bien se produjo un aumento en el último trimestre, la realidad es que no ha sido suficiente para paliar los efectos de la caída generalizada. Al final de año, y a pesar del aumento de matriculaciones del último trimestre, el número de unidades comercializadas se redujo en un 11 por ciento.

De todos modos, el crecimiento de General Motors a escala mundial continúa. Su cifra de penetración por mercados es cada vez mayor. En 2001, si contamos con sus marcas asociadas Suzuki, Subaru, Isuzu y el Grupo Fiat, su presencia ha subido cuatro décimas más que el año anterior. Ahora, ocupa el 23,7 por ciento del total. Es decir que casi uno de cuatro vehículos vendidos en todo el mundo llevan la impronta GM.

Los mejores vídeos