Goodyear despedirá a más de 7.000 empleados

Goodyear se desinfla y debe tomar medidas drásticas. Ni la crisis de su más directo competidor, Bridgestone Firestone, ha impedido que esta marca de neumáticos siga registrando pérdidas.

Hoy la empresa ha anunciado que despedirá al 7 por ciento de su plantilla, es decir, a 7.200 personas. Entre sus medidas, también se perjudica al bolsillo del usuario, ya que aumentará los precios de sus productos y reducirá el número de modelos de neumáticos.
De octubre a diciembre de 2000, Goodyear ha perdido más de 16,5 millones de dólares (unos 2.880 millones de pesetas). Éste es el segundo trimestre consecutivo que cierra con números rojos, ya que en el anterior obtuvo unas pérdidas de 6,6 millones de dólares.
La progresión es alarmante para la empresa. Además, por estas mismas fechas, en 1999, Goodyear obtuvo unos beneficios de 47 millones de dólares.
Ni siquiera la crisis de su más directo competidor, Bridgestone Firestone, ha podido parar la caída. Desde la compañía se apuntan como causas el encarecimiento de las materias primas y el deterioro del valor del euro en relación con el dólar.
Los ejecutivos afirman que estos resultados les han "desilusionado" y aseguran que confían en las medidas de reestructuración tomadas por Goodyear, pero puede que esta opinión también cambie. Entre su paquete de acciones, el fabricante de neumáticos también ha anunciado que terminará con los gastos reservados de los altos ejecutivos.