Gomà insta a castigar con el voto a los partidos vinculados con casos de corrupción

El líder de ICV-EUiA en Barcelona y candidato a la Alcaldía, Ricard Gomà, ha instado este martes a los ciudadanos a que con su voto 'castiguen a los partidos vinculados con casos de corrupción y premien la honestidad política'.

En una rueda de prensa celebrada en la plaza de Sant Jaume delante del Ayuntamiento y la Generalitat, ha reclamado 'una nueva forma de hacer política, más transparente y con paredes de vidrio', haciendo suya esta expresión reiterada por el secretario general de ICV, Joan Herrera, durante la pasada campaña de las elecciones autonómicas.

Gomà ha considerado que la corrupción, que 'ha formado parte del panorama político', tiene mucho que ver con el fomento del enriquecimiento fácil y de una economía especulativa frente a una productiva.

Para dar ejemplo de transparencia, y siguiendo la pauta marcada por Herrera ante los comicios autonómicos, Gomà ha desvelado su patrimonio y ha instado al resto de candidatos a las municipales a hacer lo mismo.

Ha informado de que tiene dos viviendas en alquiler: su residencia habitual en el Eixample de Barcelona por el que paga 993,04 euros al mes, y un apartamento en el Alt Empordà (Girona) que le cuesta 447,92 euros mensuales.

Paga también 127 euros al mes por una plaza de aparcamiento en el Eixample, y es copropietario junto a dos hermanos de una segunda.

Cuenta además con una cuenta bancaria con un saldo medio disponible de 8.000 euros, un plan de ahorro para sus tres hijos con 44.800 euros, y es propietario de una furgoneta Citroën Jumpy adquirida en 2008 con un valor inicial de 22.000 euros.

Por otra parte, ha insistido en la promoción de un pacto contra la corrupción y la aprobación de una normativa sobre el derecho de acceso a la información que considere cualquier documentación de la Administración como 'patrimonio público'.

También ha propuesto eliminar la flota de coches oficiales del Ayuntamiento dejando únicamente el del Alcalde, publicar la agenda de trabajo de los cargos públicos, limitar el gasto electoral y establecer un 'mailing' conjunto para todos los partidos, entre otras medidas.