GM y Ford se lanzan a la aventura rusa

Ford y General Motors van a abrir este año factorías en Rusia con el objetivo de captar a parte de los 100 millones de clientes potenciales que hay en este país.

Los fabricantes de automóviles General Motors y Ford han anunciado el comienzo de la fabricación de automóviles en Rusia para este mismo año. Según los responsables de ambas marcas en Rusia, David J. Herman, de General Motors, y Henrik Nenzen, de Ford, la economía de este país ya está preparada para un nuevo crecimiento.

Debido a las crisis que ha atravesado Rusia, muchos países occidentales han sido tradicionalmente reticentes a invertir. Uno de los ejemplos más claros es el que tuvo lugar en 1997, cuando la empresa automovilística Fiat anunció un acuerdo con el segundo fabricante ruso, Gaz, que finalmente no se llevó a cabo por la crisis financiera que golpeó a Rusia en 1998.

Sin embargo, los fabricantes norteamericanos están convencidos de sus inversiones y, sobre todo, señalan que los proyectos saldrán muy bien teniendo en cuenta que en Rusia hay 100 millones de clientes potenciales y realmente pocos fabricantes de automóviles.

General Motors ha decidido empezar a producir en este país en septiembre de este año, a través de una alianza con el mayor fabricante de automóviles, Autovaz (que en España distribuye vehículos de la marca Lada). La planta conjunta de estos fabricantes costará unos 340 millones de dólares (442 millones de euros, unos 12.000 millones de pesetas). Del coste total se harán cargo las dos marcas y el Banco Europeo para el Desarrollo, que aportará cerca de 40 millones de dólares (52 millones de euros, unos 8.652 millones de pesetas).

El éxito del proyecto es casi seguro, según Herman, de GM, ya que se va a construir un vehículo que costará unos 10.000 dólares (13.000 euros, unos 2,2 millones de pesetas). Este precio pretende ser asequible para un país en el que el salario medio es de unos 150 dólares al mes (195 euros, 32.445 pesetas). De todas formas, según los estudios de mercado de las firmas estadounidenses, en ciudades como Moscú o San Petersburgo, los salarios son bastante superiores.

Ford, por su parte, ha anunciado la apertura de la planta a las afueras de San Petersburgo en junio de este año, para lo cual invertirá unos 150 millones de dólares (195 millones de euros, 32.445 millones de pesetas). Esta planta ensamblaría el modelo Focus, del que esperan vender unas 8.000 unidades este año, 13.000 más en 2003 y 23.500, en 2004.

Los mejores vídeos