GM y Fiat crearán vehículos de lujo

General Motors y el Grupo Fiat van a desarrollar conjuntamente vehículos de lujo que, por el momento, se venderán bajo las marcas Saab (perteneciente a GM), Alfa Romeo y Lancia.

GM y Fiat crearán vehículos de lujo
GM y Fiat crearán vehículos de lujo

Los dos constructores han asignado a 200 ingenieros la misión de crear una estructura común que ambas marcas podrán usar. Estos técnicos trabajarán en un centro de investigación en Suecia.

Ésta es la primera vez que ambas compañías se lanzan al desarrollo conjunto de automóviles desde el inicio de su alianza, anunciada en marzo de 2000.

El primero de los modelos será destinado a la marca Saab y debutará en el mercado en el plazo de tres años con unas ventas anuales estimadas de 300.000 unidades. Este vehículo, que contará con versiones con tracción delantera y tracción a las cuatro ruedas, servirá como "calentamiento" para un posterior compacto común que podría llegar a vender 2,5 millones de unidades al año.

Ésta no es la primera vez que Saab trabaja conjuntamente con Fiat, ya que las dos marcas colaboraron a mediados de los años 80 en el desarrollo del Saab 9000, el Lancia Thema y el Alfa Romeo 164.

General Motors quiere dar un empujón a su marca Saab. El primer fabricante mundial aspira a doblar las ventas anuales de la sueca, expandir su factoría en Trollhattan (Suecia) e introducir en el mercado hasta ocho nuevos modelos, ya que únicamente tiene en el mercado dos automóviles (el 9-5 y el 9-3). El objetivo es lograr que las marcas de lujo de General Motors (la citada Saab y Cadillac) sean tan productivas como las pertenecientes a Ford, entre las que se incluyen Lincoln, Aston Martin, Jaguar o Volvo.

¿Un utilitario común?
Estos proyectos, en los que se piensa usar suspensiones, motores, transmisiones y elementos electrónicos comunes, podrían desembocar en un vehículo combinación del Opel Corsa y del Fiat Punto para el año 2005. Por el momento, ya se han formado grupos de estudio para sopesar esta posibilidad.

El acuerdo de colaboración entre General Motors y Fiat se materializó hace algo más de un año con un intercambio de acciones entre ambas. El primer fabricante mundial se hizo con el 20 por ciento del capital de Fiat Auto (excluyendo Ferrari y Maserati), mientras que el grupo italiano adquirió el 5,1 por ciento de la americana. El objetivo de este acuerdo era lograr 500 millones de euros de ahorro (83.193 millones de pesetas), gracias al uso común de componentes y motores.