GM triplica sus beneficios en el segundo trimestre

General Motors, primer fabricante mundial de automóviles, ha logrado unos beneficios de casi 1.300 millones de dólares (1.282 millones de euros; 213.300 millones de pesetas) durante el segundo trimestre del año, lo que triplica los resultados obtenidos en el mismo período de 2001.

La mejora en las ventas por descuentos, el aumento en la cuota del mercado de camiones –más rentable que el de automóviles- y el continuado descenso de los costes han sido las causas de los buenos resultados de GM, según informó Jack Smith, presidente de la compañía.

En el segundo trimestre de 2001, las ganancias del constructor estadounidense fueron de 477 millones de dólares (1,03 dólares por acción), frente a los 1.290 millones de dólares (2,43 dólares por acción) obtenidos entre abril y junio de 2002. Esta cifra representa un incremento del 171 por ciento respecto al mismo período del año anterior. Además, el resultado bruto del grupo ha alcanzado los 1.500 millones de euros –250.000 millones de pesetas-, en los que se incluyen una carga de 55 millones de dólares para hacer frente a la directiva europea sobre el reciclado de vehículos, aunque no se tienen en cuenta las pérdidas de Hughes, la filial que controla la plataforma de televisión por satélite Direct TV y que se fusionará en breve con EchoStar.

Las actividades del sector del automóvil aportaron a la compañía un beneficio de 1.100 millones de dólares a lo largo del segundo trimestre, más del doble que en el mismo período de 2001. Así, los ingresos totales de la empresa automovilística han llegado a los 48.300 millones de dólares (más de 8 billones de pesetas), frente a los 46.200 millones obtenidos desde marzo hasta junio del año anterior.

El responsable de la firma norteamericana se mostró convencido acerca de la continuidad de estos buenos resultados a lo largo de la segunda mitad de 2002.

El grupo ha logrado una evolución positiva en Norteamérica, donde su volumen de producción ha aumentado el 14 por ciento. Así, su cuota de mercado ha pasado del 27,3 por ciento (hace un año) al 28,1 por ciento en esta región.

Estos resultados compensan las pérdidas de la compañía en Europa (que comprende las marcas Opel y Saab), donde los números rojos han llegado a los 115 millones de dólares. Sin embargo, el fabricante se ha mostrado optimista, pues dichas pérdidas se han reducido respecto al año anterior, cuando anotó 154 millones en este apartado.

El presidente ejecutivo de la firma, Rick Wagoner, destacó la evolución positiva del proyecto Olympia en el Viejo Continente (por el que se ha reducido la producción en la zona en 300.000 unidades, para adaptarse a la caída de la demanda), en contraste con la debilidad del mercado europeo en general.

Menos participación en Fiat Auto
Las ganancias obtenidas a través del 20 por ciento de Fiat Auto, que GM adquirió por 2.400 millones de dólares (399.000 millones de pesetas) en 2000, descenderán "significativamente" debido a la caída en las ventas de automóviles en Europa, según el presidente de GM.

Desde Estados Unidos, General Motors sostiene que el mercado europeo ha sufrido una contracción y que la industria ha experimentado un aumento de las presiones de la competencia. "Estos factores –afirma- han llevado al deterioro de los resultados de Fiat Auto, con lo que creemos probable una significativa devaluación de su inversión, que aparecerá en las cuentas del tercer trimestre".

El 10 por ciento de una de las fábricas brasileñas será despedido
Según el vicepresidente del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Caetano (Brasil), Agamenón Alves, la filial "canarinha" de GM pretende despedir a 800 empleados de la planta de Sao Caetano do Sul, en las afueras de Sao Paulo.

El argumento utilizado por la empresa (que no ha confirmado ni desmentido la noticia) es que la producción de la fábrica, que cuenta con 7.900 trabajadores, es muy superior a la demanda del mercado. "La compañía dice que hay más de 20.000 automóviles en sus patios, lo que corresponde a la manufactura de más de un mes, pero queremos discutir alternativas a estos despidos", ha apuntado Alves.

La producción de coches en Brasil bajó un 9,7 por ciento en el primer semestre del año respecto al mismo período de 2001, debido a una caída del 17,7 por ciento en las ventas y a la complicada situación económica del país, según explicó la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).

El gremio espera la fabricación de 1,9 millones de coches para 2002, un 5 por ciento más que el año pasado, así como un aumento del 3 por ciento en las ventas (que llegaron a 1,65 millones de unidades en 2001). Sin embargo, los especialistas del sector consideran que estas metas son imposibles de alcanzar, debido al peligro de recesión de la maltrecha economía brasileña.