GM suaviza su plan de recorte de gastos

El plan de saneamiento de GM Europe sigue adelante, pero, por el momento, se han descartado el cierre de factorías y los despidos forzosos en Alemania.

La noticia de que General Motors Europe no va a echar el cierre a ninguna de sus plantas y no va a efectuar despidos forzosos ha sido muy bien recibida por el comité de empresa de la compañía. De hecho, este órgano ha anunciado un acuerdo de bases sobre el que se construirá el plan de saneamiento de las plantas europeas.

El presidente del comité de empresa de GM Europe, Klaus Franz, ha firmado un pacto con la dirección en el que, explícitamente, se recoge el compromiso por parte de la compañía de no cerrar plantas y de no despedir de manera forzosa a los empleados de éstas.

Por su parte, los trabajadores aceptarán traslados a lugares de formación y la reducción de sus salarios hasta en un 15 por ciento. Además,trabajarán por incrementar la competitividad de la compañía con el fortalecimiento de la estrategia de márketing y ventas. De esta forma, reconocen en GM, se puede asegurar el empleo hasta 2010 en las plantas germanas.

Sin embargo, este anuncio no significa en absoluto que GM abandone su intención de recortar gastos. En las plantas europeas se han acumulado unas pérdidas de 2.300 millones de euros en los últimos años y aún está en sus planes la reducción de 12.000 puestos de trabajo. Si en Alemania se ha confirmado que no habrá despidos, todavía no se sabe qué suerte correrán el resto de plantas de la firma repartidas por Europa.

La prensa alemana no las tiene todas consigo y redunda en su idea de que unos 4.000 puestos de trabajo de todo el país continúan corriendo peligro.

En España, dentro de la factoría de Figueruelas (Zaragoza), peligran más de medio millar de trabajos, a pesar de que es una de las instalaciones más productivas de GM en Viejo Continente. Parece que este conflicto con la plantas alemanas ya está en vías de solución. Sin embargo, no son las únicas dificultades a las que se tiene que enfrentar la compañía estadounidense estos días.

Fiat ha anunciado que puede ejercer su derecho a demandar a GM si ésta rechaza su opción de compra sobre Fiat Auto. Existe un acuerdo del año 2000 por el cual General Motors se comprometía a comprar la división automovilística del gigante italiano y ahora pueden ir a los tribunales si no se ejerce el compromiso antes del miércoles 15 diciembre.

Lo cierto es que las cosas ya no son lo que eran cuando Fiat y GM firmaron el acuerdo hace cuatro años. En esos tiempos, Fiat aún era una compañía firme y no se había desecho de algunas de sus empresas más rentables para mantener a flote a Fiat Auto. GM, por su parte, todavía no estaba inmersa en el proceso de reestructuración europeo.