GM niega las negociaciones para la compra de Fiat Auto

Richard Wagoner, consejero delegado de General Motors, ha desmentido los rumores sobre las negociaciones para la adquisición de la división de automóviles del Grupo Fiat, según publica el diario económico "Financial Times".

GM niega las negociaciones para la compra de Fiat Auto
GM niega las negociaciones para la compra de Fiat Auto

"General Motors no está negociando con Fiat". Así de tajante se ha mostrado Wagoner, quien ha apuntado que el constructor estadounidense está reestructurando sus propias actividades en Europa, haciendo especial hincapié en aquellas que tienen pérdidas, como su filial Opel en Alemania. "Esto supondrá una reducción del 25 por ciento de su capacidad", ha subrayado el consejero delegado de GM.

Sin embargo, Wagoner confirmó que la filial de crédito de la compañía norteamericana (GMAC) estudia actualmente la compra de una parte de Fidis, la división de servicios financieros de Fiat. El Grupo italiano pretende desprenderse del 51 por ciento de esta rama de negocio y Wagoner ha señalado que "se está analizando la situación. Aún no hemos llegado a una conclusión al respecto, sólo hemos comenzado a estudiar las cifras, pero analizaremos otros aspectos financieros para ver si la compra es la mejor solución para los dos", ha indicado.

El remedio, en opinión de muchos, es que GM se haga con la totalidad de Fiat Auto, de la que posee el 20 por ciento. La firma italiana dispone de una "put option" para obligar a la marca estadounidense a comprar el 80 por ciento restante antes de finales de 2004. De momento, ambos constructores continúan negando los contactos en este sentido, pero el grupo de Turín necesita encontrar pronto una solución a su preocupante situación económica.

Por otra parte, el banco de inversiones Morgan Stanley ha estimado que el volumen de ventas de la industria automovilística se desinflará "o, incluso, se reducirá" el próximo año. La entidad financiera ha señalado que las matriculaciones se mantendrán y serán sólidas durante el resto de 2002, pero será diferente el año que viene, sobre todo si la demanda sigue bajando y los precios continúan subiendo.