GM lanzará nuevos modelos "para amar u odiar"

Hace una década, General Motors controlaba casi toda Norteamérica, pero su poder se está diluyendo. Si en 1980 poseía un 46 por ciento de este mercado, ahora se debe conformar con un 29. Los japoneses han entrado con fuerza; su fórmula, coches baratos para un comprador joven. Eso sí, GM ya ha anunciado su contraofensiva: lanzará nuevos modelos cuyo diseño no dejará a nadie indiferente.

General Motors está dispuesto a hacer de la adversidad virtud. Tras los atentados terroristas del pasado 11 de septiembre, intenta animar a los consumidores con financiación sin intereses, una maniobra que, además de interpretarse como un gesto patriótico, puede poner a sus rivales norteamericanos contra las cuerdas. Así, la crisis ha hecho menos mella en GM que en sus compañeros de Detroit (Ford y Chrysler).

Ahora, también viene dispuesto a plantar cara a las marcas asiáticas que, gracias a vehículos de bajo coste para el público joven, han acaparado una gran parte del mercado estadounidense.

GM ya ha anunciado que lanzará nuevos modelos para competir contra las marcas japonesas y coreanas, pero, además, no serán vehículos normales: "serán modelos para amar u odiar".

Son palabras de Robert Lutz, el jefe de Desarrollo de Productos de GM, un gurú del diseño que desembarcó hace apenas un mes en el gigante norteamericano con un curriculum de vértigo: bajo su mandato, se han lanzado el Jeep Grand Cherokee, el Dodge Viper y el PT Cruiser, modelos con una imagen rompedora.

En GM, según ha declarado, Lutz también viene dispuesto a "asumir riesgos". Concibe el sector "como un negocio de arte, escultura móvil, que por coincidencia es un medio de transporte".

Para empezar, este "escultor de automóviles" ya ha rediseñado los Cadillac y Pontiac que saldrán a la venta en 2003 y, en la actualidad, trabaja en diversos modelos de Chevrolet y Sturn, marcas que han sido duramente criticadas por su diseño y su falta de ergonomía.