GM invertirá en Figueruelas

España salió hoy satisfecha de la reunión de los países de la UE afectados por el futuro de Opel porque los representantes de General Motors pusieron a la fábrica de Figueruelas (Zaragoza) como ejemplo de productividad y competitividad y aseguraron que es una planta en la que tienen previsto invertir, según dijo la secretaria general de Industria, Teresa Santero.

"La propia compañía ha hablado de la planta como un modelo de competitividad, de productividad", dijo Santero en declaraciones a la prensa al término de la reunión. "En los ejemplos que se han dado sobre las inversiones, han nombrado específicamente a Figueruelas como una planta en la que tienen previsto invertir, y una planta en la que tienen previsto continuar", resaltó. Y recordó que Opel ya tiene el compromiso del Gobierno de Aragón de avalar con 200 millones la inversión correspondiente al nuevo modelo Meriva.

En el encuentro sobre el futuro de Opel, convocado por la Comisión Europea, participaron, además de Santero, representantes ministeriales de un total de 11 países (Austria, Bélgica, República Checa, Alemania, Hungría, Luxemburgo, Polonia, Portugal, Rumania, Suecia y Reino Unido). Durante la primera parte de la reunión, los ministros escucharon las explicaciones del consejero delegado de General Motors Europa, Carl-Peter Forster, y el 'número dos' de la multinacional estadounidense, Fritz Henderson.

General Motors ha reclamado a los Gobiernos europeos 3.300 millones de euros en ayudas públicas para garantizar la supervivencia de Opel y han propuesto su segregación de la empresa matriz. Pero todavía no está claro qué peso quiere mantener GM en la nueva Opel. General Motors Europe considera que podría "estirar" sus reservas de liquidez hasta mediados de año, siempre que persistiera la ligera mejoría del mercado automovilístico europeo apreciada durante el pasado mes de febrero, gracias al impulso de Alemania, donde las ventas crecieron un 21,5%. Tras escuchar a los representantes de General Motors, los países de la UE prosiguieron la discusión sin ellos y en presencia del comisario de Industria, Günter Verheugen, la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, y el responsable de Empleo, Vladimir Spidla. Algunos participantes, entre ellos Bélgica, criticaron que haya Estados miembros que estén negociando bilateralmente con la compañía.

"Hemos estado de acuerdo todos en que esa no era la forma de proceder y que la mejor forma es trabajar conjuntamente, intercambiar toda la información posible, y hacer un seguimiento", explicó la secretaria general de Industria. Otros países, como Luxemburgo, se quejaron de que la empresa no había proporcionado toda la información que se le solicitó.

Santero señaló que todos los países afectados por el futuro de Opel coinciden en que la situación es "muy problemática" y "difícil de resolver". "Se trata de un problema de magnitud desde luego europea porque hay muchos países implicados y de muy difícil resolución porque hay mucha gente con intereses muy distintos", dijo la secretaria General de Industria.

En todo caso, los participantes se comprometieron a no adoptar medidas nacionales respecto a Opel sin informar previamente a otros países afectados y coordinarse con ellos. Por su parte, los comisarios recordaron a todos los Gobiernos que deben respetar plenamente las reglas de la UE, incluyendo las que rigen el funcionamiento de las ayudas de Espado, y proteger el mercado interior, según informó el Ejecutivo comunitario.

"Los objetivos de la reunión, que fue abierta y constructiva, se han logrado plenamente", aseguró la Comisión en un comunicado.

Los mejores vídeos