GM Europe deslocalizará 6.000 empleados

Dentro de su estrategia de ahorro de costes, General Motors anunció hace unas semanas que prescindiría de 10.000 empleos en Alemania. Ahora explica que 6.000 de ellos serán trasladados desde plantas de Opel a otras fábricas del grupo, es decir, serán “deslocalizados".

La prensa alemana ha adelantado los planes de General Motors. Ayer, el diario Handelsblatt, informaba de que la multinacional ha empezado a dar forma a su plan de recorte de personal. Unas 6.000 de las 10.000 personas que dejarán su puesto lo harán en fábricas de Opel. Esa fuerza de trabajo, en principio, sería trasladada a fábricas del grupo fuera de Alemania, probablemente a países donde la mano de obra sea más barata.

La deslocalización supone el traslado de la producción a lugares donde las condiciones laborales y legales son más ventajosas para la empresa. Opel, la menos rentable de las firma de General Motors, necesita reducir drásticamente su nivel de costes para sobrevivir. Llevarse parte de la producción a estos lugares más baratos sería una de las soluciones.

En General Motors Europe no quieren confirmar ese traslado de producción, pero los periódicos germanos lo dan por hecho y citan a fuentes confidenciales dentro de la propia compañía. Actualmente, el grupo de origen estadounidense negocia con los sindicatos el plan de recorte, un programa que habrá de acabar con el empleo de 12.000 personas en todo el continente, 10.000 de ellas, en Alemania. Las conversaciones, por lo que ha trascendido, van para largo, pues han resultado ser más complicadas de lo que se esperaba en un principio. La fábrica más afectada por los recortes será la que Opel tiene en Bochum, en Renania del Norte-Westfalia. Allí, unas 4.000 personas podrían perder su empleo. Un número similar puede caer en Rüsselsheim, mientras que en Kaiserslautern sobran 450 trabajadores.

Las fábricas europeas de General Motors acumulan unas pérdidas de 2.308 millones de euros. La idea es ahorrar 500 millones por año de aquí a 2006, pero esto pasa por enviar a la calle a casi 12.000 personas.