GM estudia ahorrar en seguridad

El Gobierno estadounidense presiona para que los fabricantes incluyan de serie elementos de seguridad como el ABS, justo cuando uno de los pocas marcas que ya lo hace, GM, estudia reducir costes cobrando estos elementos aparte.

GM estudia ahorrar en seguridad
GM estudia ahorrar en seguridad

GM está de recortes, pero esta vez sus reajustes no afectarán a plantas, ni a proveedores, sino al equipamiento de seguridad de sus vehículos. El presidente de la compañía, Robert Lutz, ha reiterado en varias ocasiones que quiere recortar costes no equipando a vehículos con elementos que no son necesarios para los consumidores.

Ahora, la premisa del gran jefe ha llegado al equipamiento de seguridad y, más en concreto al sistema de antibloqueo de frenos, el ABS, un objeto que se monta de serie en la mayoría de los vehículos de este fabricante, excepto los Chevrolet Cavallier, Pontiac Sunfire y Saturn.

La decisión todavía no está tomada, asegura el responsable de la seguridad de la marca, Robert Lange. Según este ejecutivo, por el ABS pagan aproximadamente 160 dólares por vehículo (181,674 euros; 30.228 pesetas); por un airbag, 60 dólares (68,12 euros; 11.335 pesetas) y unos 600 dólares (681,276 euros; 113.355 pesetas) por el control de estabilidad. Además, como destaca, GM equipa a sus vehículos con unos 120 elementos de seguridad y no los paga como extra.

GM también estudia reunir dichos elementos y ofrecerlos como un pack opcional de seguridad. Para Clarence Ditlow, del Centro para la Seguridad del Automóvil, "esto podría ser un mal negocio para los consumidores, ya que pagarán el extra para montar estos elementos".