GM espera buenos números para el año que viene

General Motors tiene en el punto de mira un claro objetivo: aumentar su participación en el mercado estadounidense para 2002, a pesar de los no excesivos buenos presagios que ofrece el mismo.

Los dos máximos responsables de General Motors Norteamérica, Gary Cowger y Robert Luzt, no quisieron concretar numéricamente en cuánto va a consistir ese aumento de participación en el mercado estadounidense, aunque dejaron a las claras que es un objetivo posible para el grupo. Para ello cuentan con la salida al mercado de una gran cantidad de nuevos modelos todo terrenos como el Saturn Vue (en la foto) o el Hummer H2.

El primer fabricante mundial ha señalado que su cuota de mercado se ha estabilizado en el 24,8 por ciento en los primeros 11 meses del año y la participación en el mercado minorista (que excluye las ventas de flotas comerciales y de vehículos para empresas de alquiler) se ha visto incrementado un 2 por ciento este ejercicio, tras 11 años en que no lo hacía.

Las buenas noticias también se elevan a los beneficios, ya que la cúpula de GM ha indicado que la compañía va a terminar el año con ganancias, algo que no pueden decir sus dos máximos rivales norteamericanos (Ford y DaimlerChrysler).

Respecto al temido año próximo, Cowger se ha mostrado moderadamente optimista: "nos mantendremos competitivos". Los signos externos invitan a pensar que las ventas totales se reducirán de forma sustancial en el primer trimestre con una recuperación parcial para el segundo trimestre. Lo que finalmente ocasionará un descenso en las ventas del 10 por ciento, el segundo o tercer mejor resultado en la historia.

Ambos directivos no han querido tampoco concretar la política en cuanto a ventas que va a llevar a cabo GM, tras que finalice su plan de descuentos actual, que otorgaba préstamos a interés cero, del que han señalado que sólo se ha beneficiado el 30 por ciento de los compradores.

Se retrasa la compra de Daewoo
Por otra parte, la compra de Daewoo por parte de General Motors parece que se va a retrasar. Tras llegar a un acuerdo ambas partes, lo único que falta es la rúbrica. Esta depende de que den su aprobación los sindicatos del fabricante coreano.

Las centrales sindicales de Daewoo desean un compromiso de que no se van a realizar despidos en el nuevo convenio colectivo. Si eso se cumple, habrá visto bueno por parte de los sindicatos, algo que no parece que se pueda dar antes de fin de año.