GM blinda sus resultados con nuevos recortes

General Motors, el único gigante de Detroit sin números rojos, ha anunciado nuevos recortes. Con esta medida, la multinacional se prepara para hacer frente a un mercado muy difícil. Sus filiales europeas continúan su reestructuración y la zona de Hispanoamérica se ha resentido por la crisis que atraviesa Argentina; aun así, GM ha cerrado 2001 con mejores resultados de lo que preveía.

GM ha anunciado un nuevo tijeretazo en sus activos. A partir del próximo año, eliminará un 10 por ciento de su plantilla administrativa en Europa (cerca de 1.500 empleados) y en EE.UU. (más de 5.000 trabajadores) y reducirá sus inversiones un 11 por ciento. Recortes similares a los que ya han programado sus más directos rivales, pero GM no se encuentra en su misma situación. Al contrario.

Mientras que DaimlerChrysler y, sobre todo, Ford se sitúan en números rojos, esta multinacional estima que en 2002 ganará cerca de 750 millones de dólares (840 millones de euros; 139.890 millones de pesetas). Eso sí, GM tiene muchos lastres.

GM y el mundo
Las pérdidas operativas de Opel, su filial europea, han ascendido en 2001 a 680 millones de euros (113.142 millones de pesetas), frente a los 501 millones de euros (83.359 millones de pesetas) de 2000. Por eso, en Opel continúan con el severo Plan Olympia, un programa de reajuste de producción, al que ahora se añade el recorte de 1.500 puestos de trabajo en el área administrativa (principalmente mediante jubilaciones anticipadas).

En Norteamérica, también han tenido que esforzarse. Tras la ola de atentados integristas, lanzaron una financiación sin intereses denominada "Keep American Rolling" ("Mantener a América Girando"), de la que ahora recogen sus frutos. Con esta medida, han cercenado los márgenes de la compañía, pero, por otro lado, han añadido volumen a sus ventas, han dado salida a vehículos de mayor rentabilidad, como furgonetas y todo terrenos, y, lo que es más importante, han puesto a sus rivales un poco más contra las cuerdas.

En Argentina, donde la multinacional posee dos plantas, la devaluación del peso ha afectado a sus beneficios globales y ha provocado que sus acciones caigan entre 10 y 20 centavos de dólar.

Así, el director financiero de GM, John Devine, ha avisado que durante el año 2002 serán "duros", pero "realistas". Esperan que el mercado de coches caiga un 10 por ciento, por lo que han decidido ser más cautos para poder blindar sus ganancias.

En Figueruelas, sobran Corsas
En España, las Navidades no han traído paz laboral a la planta que Opel posee en Figueruelas (Zaragoza). En tan sólo 20 días, la compañía ha decidido fabricar 26.000 unidades menos del modelo Corsa (sus previsiones se han reducido de 394.000 a 368.000 unidades).

Según sus cuentas, estos números se traducen en un excedente de producción de 20 días, jornadas laborales que la Empresa podría reducir mediante un nuevo expediente de regulación de empleo.

Antes de volver a hacer frente a nuevas reestructuraciones (durante el segundo semestre de 2001, Figueruelas tuvo que recuperar 23 jornadas), la compañía automovilística baraja otras medidas como un sistema de distribución irregular de la jornada de trabajo que permita en el año 2002 reducir los días de producción, sin pérdida de salario, para, posteriormente, en años sucesivos, recuperar esas jornadas no trabajadas.


Si quieres ver hasta dónde llega el "imperio" de GM, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje .

Los mejores vídeos