GM anuncia pérdidas millonarias

La industria automovilística no levanta cabeza. A la difícil situación que atraviesan MG Rover –en suspensión de pagos- y Fiat –con fuerte caída en bolsa- se suma, General Motors. El gigante ha anunciado su peor resultado económico de los últimos 13 años. Algunos medios norteamericanos hablan ya de cierre de fábricas.

GM anuncia pérdidas millonarias
GM anuncia pérdidas millonarias

“Claramente decepcionantes". Con estas palabras ha calificado Rick Wagoner, presidente de General Motors, los resultados trimestrales del que todavía es el primer fabricante mundial de automóviles. Y no es para menos: el grupo acaba de anunciar unas pérdidas económicas de más de 1.100 millones de dólares (unos 895 millones de euros), frente a los cerca de 1.300 millones de beneficios netos que registró el pasado año en estas mismas fechas.El resultado es el peor de General Motors en los últimos 13 años, desde que en 1992 contabilizara unas pérdidas netas en el primer trimestre de año de cerca de 21.000 millones de dólares. La prensa norteamericana, muy crítica con la gestión del gigante automovilístico, habla de “bacatazo" y “hecatombe" mientras analiza las causas que hunden día a día al estandarte de la industria estadounidense.En primer lugar, los analistas atribuyen la situación que atraviesa General Motors a la caída de ventas del mercado norteamericano. Sus ingresos trimestrales han descendido allí un 4,3 por ciento en 2005, dejando su cuota de mercado en el 25,2 por ciento (hace apenas un año registraba un 26,3). La dura competencia de los fabricantes asiáticos aparece como culpable.En segundo lugar, los costes sanitarios suponen un enorme lastre para el fabricante, según ha informado su propia dirección. “Las prestaciones sanitarias de nuestros empleados están por encima de los estándares del sector y limitan nuestra capacidad para reaccionar ante las condiciones de mercado", han señalado en los últimos días destacados ejecutivos de GM.El actual plan de salud de la compañía cubre a 1,1 millones de personas (entre empleados, familiares o jubilados) y, según la empresa, ha costado más de 5.200 millones de dólares durante el pasado ejercicio. GM han propuesto esta semana una renegociación del convenio de prestaciones sociales, pero los sindicatos ya se han negado rotundamente a ello.El anuncio de los resultados económicos ha originado un descenso del 2,3 por ciento en las acciones de GM en la Bolsa de Nueva York. En el último mes, sus títulos han caído en más de un 20 por ciento, dejando su cotización al nivel más bajo de los últimos doce años. A pesar de que los resultados de General Motors no invitan al optimismo, la dirección de la empresa sigue mandando un mensaje tranquilizador a sus empleados. Si el pasado viernes ya te contábamos que el portavoz financiero, Jerry Dubrowski, negaba absolutamente la posibilidad de entrar en bancarrota, hoy Rick Wagoner asegura que ya han tomado medidas para salir del atolladero.“Empezaremos por una agresiva introducción de productos durante 2005, seguiremos por iniciativas de márketing enfocadas al valor y concluiremos con nuevas reducciones en nuestra estructura de costes", subraya el presidente del grupo. Wagoner ha confirmado también la posibilidad de que la empresa suprima en Estados Unidos buena parte de sus puestos ejecutivos.Más duros se muestran los analistas norteamericanos que, desde los medios de comunicación del país, siguen pidiendo un plan de ajuste más severo. Los expertos apuestan por una fuerte reestructuración que lleve a la empresa a prescindir de entre 20.000 y 30.000 empleos y al cierre de hasta cuatro fábricas en Norteamérica. Un informe publicado por Deutsche Bank sugiere a la multinacional que eche el cierre a una de sus marcas, entre las que se encontraría Buick o Pontiac. La respuesta llegará en los próximos días.