GM, al borde de la suspensión de pagos

El representante del Comité de Empresa de la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) en el comité europeo del grupo, Pedro Bona, reclamó la concesión de ayudas públicas para evitar la suspensión de pagos en toda la división europea de GM.

Bona afirmó que la empresa consultora Management Engineer trasladó ayer a sindicatos y dirección de GM Europa un informe en el que establece la necesidad de conseguir 955 millones de euros antes de abril para poder continuar la actividad de la empresa.

"Hay que preparar cuanto antes los dineros", prosiguió Pedro Bona, quien comentó que el próximo 12 de marzo se celebrará una reunión del Foro Europeo de GM para continuar analizando la situación. Los sindicatos presentarán su propio plan de viabilidad.

"Nosotros no queremos llegar a ese punto", dijo Bona en alusión a la suspensión de pagos, quien reconoció que "el tiempo nos acucia" y reiteró que ahora se trata, "de una u otra forma, de intentar ver cómo coger el dinero de forma urgente".

La Comisión Permanente del Comité de Empresa de General Motors España se reunió hoy para recibir la información que fue comunicada ayer a los sindicatos en la reunión del Comité de Dirección de GM Europa y a la que asistió Pedro Bona en la ciudad alemana de Russelheim.

Según los sindicatos, para satisfacer los pagos más inmediatos es preciso disponer de 955 millones de euros, el equivalente a 1.200 millones de dólares norteamericanos. Esto permitiría pagar a los proveedores y abonar los salarios, entre otros conceptos.

"En segundo lugar y unido a esto, la opción en el caso de no disponer de este dinero sería la suspensión de pagos", indica el Comité de Empresa en una nota oficial.

"La empresa sigue manteniendo su plan de viabilidad, en el que se sigue considerando el cierre de plantas, y para materializar este plan de viabilidad va a seguir hablando con los gobiernos en Europa para buscar recursos", señala la nota de los sindicatos.

El Comité de Empresa europeo sigue buscando fórmulas para paliar "el exceso de capacidad de la forma menos lesiva para los trabajadores", continúan.

La propuesta todavía por concluir de la consultora que sirve de apoyo al Comité de Empresa Europeo, y que haría posible esta apuesta sindical, "contempla la reducción de salarios, internalizaciones, ajuste de plantillas en todas las plantas, así como una apuesta de proyecto industrial que contemplaría la recuperación de mercados hasta ahora vetados para los coches que se fabrican en las plantas europeas". ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.