GM acepta negociar la reestructuración de Opel

Después de una jornada de protesta en toda Europa, la Dirección de General Motors se ha sentado con los sindicatos para acordar el plan de reestructuración de Opel.

Fin de semana de reuniones en Opel. Zurich y Frankfurt han sido las ciudades elegidas para negociar el plan de reestructuración de la filial europea de GM.
El comité europeo de la empresa ha conseguido una posición de fuerza tras la jornada de protesta del jueves pasado, cuando más de 47.000 trabajadores de Opel en toda Europa se unieron en diversos paros. Mientras, la Dirección de General Motors sigue defendiendo la reducción del 10 por ciento de su plantilla europea.
Nada decidido y la negociación, que ahora mismo se encuentra en "un punto de bloqueo", queda aplazada para el próximo día 6 de febrero, fecha en la que ambas partes se reunirán de nuevo en Frankfurt. Los sindicatos descartan nuevas movilizaciones hasta entonces, pero se advierte a la Dirección que, si se interrumpen las negociaciones, "volverán a salir a la calle".

La fábrica con peores perspectivas dentro de los planes del grupo norteamericano es la planta inglesa de Luton, que ya ha recibido el anuncio de su cierre. En España, la medida podría afectar a unos 300 trabajadores de la planta de Figueruelas (Zaragoza), pero el representante de UGT, Fernando Bolea, afirma que no son necesarias las reducciones.
Según Bolea, en la próxima reunión se exigirá que las salidas de personal de la empresa sean voluntarias y que se respeten las condiciones laborales de los empleados en caso de traslado. Nadie saldrá de GM "en contra de su voluntad", ha subrayado.


GM también tiene problemas en México
En Europa, GM obtuvo el año pasado unas pérdidas de más de 500 millones de euros (83.470 millones de pesetas). El mercado europeo no es el único punto problemático del grupo norteamericano. En México, el próximo 12 de febrero, se paralizará la planta de Ramos Arispe, donde se produce el "Pontiac Aztek".
Este modelo, a pesar de contar con una campaña publicitaria de más de 20 millones de dólares, no ha logrado atraer al público joven al que está destinado. La propia compañía ha reconocido que el "Pontiac Aztek" tiene un "diseño extremo", que necesita "cambios y ajustes".
El "Aztek" fue lanzado al mercado estadounidense en junio pasado, pero sus ventas sólo llegaron a 2.243 unidades en diciembre, a pesar de que GM había previsto alcanzar las 5.000 unidades mensuales.

Los mejores vídeos