General Motors reduce sus compras de motores a Honda

En 1999, General Motors y Honda firmaron un acuerdo en virtud del cual la compañía japonesa suministra motores V6 de bajo consumo a la estadounidense. Ésta pretendía vender 90.000 unidades equipadas con estos propulsores en los cinco próximos años. Ahora se ve obligada a reducir las previsiones a poco más de la mitad.

General Motors se ha dado cuenta de que las ventas de este motor no pasarán de las 50.000 unidades en el plazo previsto de cinco años. Por esta razón, ha decidido renegociar el contrato con Honda y rebajar a la mitad el volumen del suministro.

Las máquinas, V6 de emisiones ultra bajas y transmisiones preparadas para ellas, empezarán a ensamblarse en los Saturn Vue, un todo terreno ligero que estará a la venta en 2004.

Los motores se montarán en la fábrica que Honda tiene en Anna, una localidad del estado de Ohio. La factoría puede montar hasta 1,16 millones de propulsores al año. Esta producción se destina a los coches que Honda vende en Estados Unidos, una cantidad que aumenta cada año, y a los acuerdos de provisión, como éste con GM.

Con estos motores de emisiones muy reducidas, General Motors quiere cumplir con las normas más estrictas en materia de contaminación, que, como es sabido, son las del estado de California.