General Motors pide ahorro a Figueruelas

Frederick Henderson, presidente de General Motors Europe, anunció ayer que todas las plantas de la compañía en Europa están en proceso acelerado de reducción de costes. La fábrica de Zaragoza no se librará de “apretarse el cinturón".

General Motors pide ahorro a Figueruelas
General Motors pide ahorro a Figueruelas

“Todas las plantas de GM-Europa tienen problemas de costes estructurales", explica Henderson. El directivo se aferra al objetivo marcado por la compañía: recuperar índices de productividad y acometer un proceso de reducción de costes que lleve a la firma a un óptimo grado de rentabilidad. En la conquista de este objetivo no se descarta la aplicación de ninguna medida.

Esto quiere decir que se podrán aplicar reducciones salariales e, incluso, despidos. Pero Henderson señala también que “no tienen por qué aplicarse de inmediato, que se abrirá un proceso de diálogo con los sindicatos para incidir en estas cuestiones y ver la forma de no llegar a medidas tan contundentes y se estudiará la cuestión país por país". En este repaso a cada mercado, el alto directivo de GM se refirió a la fábrica de Figueruelas como “una de las joyas de la corona". Apuntó también que sus costes laborales suponen el 50 por ciento del total de costes asumidos por la factoría y señaló que “es preciso utilizar estas instalaciones de una forma óptima, puesto que si el año pasado se produjeron 460.000 unidades del Corsa y el Meriva, este año se tiende a 430.000, lo que indica una pérdida de capacidad". Es decir, habrá que reajustar la fuerza productiva para que la capacidad instalada se ajuste mejor a las necesidades. Aun así, Henderson confirma que la fábrica aragonesa seguirá siendo “clave en el proceso productivo del grupo" y se mantendrá la inversión de 400 millones de euros que le ha sido asignada.De momento, a falta de nuevas medidas, Figueruelas afronta varios paros técnicos para ajustar su nivel de producción. En total, serán unas ocho o diez jornadas, que empezarán el próximo 17 de septiembre. Estos paros afectarán a 8.000 empleados y también a los proveedores de Opel.Henderson habló también de las marcas europeas de GM con referencia a Estados Unidos. Confirmó que los Saab 9-2X y 9-7X se venderán en aquel país, mientras que, por ahora, no hay planes para llevar allí los Opel Astra.
En cuanto a una posible compra de Fiat por parte de GM, el dirigente no quiso precisar nada, sólo que “todas las marcas seguirán siendo competidoras entre sí". En este sentido, habló de la venta de coches de Daewoo bajo marca Chevrolet en Europa. Henderson dice que en España, de momento, se mantendrá el nombre coreano.

Los mejores vídeos