General Motors niega la bancarrota

Algo no marcha en la potente industria automovilística norteamericana. El primer fabricante mundial, GM, ha tenido que salir a la palestra para desmentir los rumores que especulaban con la posibilidad de que la compañía entrara en bancarrota. Aun así, los problemas le acechan: pierde ventas, cae en bolsa y se enfrenta a los trabajadores.

General Motors niega la bancarrota
General Motors niega la bancarrota

El portavoz financiero de la poderosa General Motors, Jerry Dubrowski, ha calificado hoy de “ridículos" los rumores que en las últimas horas anunciaban en los mercados financieros la posibilidad de que su empresa se declarara en bancarrota o tuviera planes para hacerlo.En un comunicado emitido para tratar de calmar los ánimos de sus trabajadores, la empresa asegura que dichas informaciones “no tienen la menor base de veracidad", puesto que la compañía cuenta todavía “con suficiente liquidez para hacer frente a sus obligaciones". Dubrowski ha asegurado que los rumores de bancarrota son “tan infundados que General Motors no va a prestarles más atención".La noticia sobre la probable bancarrota del primer fabricante mundial de automóviles ha caído como una bomba en la industria del motor, apenas horas después de que se conociera la delicada situación que atraviesa en el Reino Unido MG Rover. Al parecer, algunos analistas financieros vincularon la posibilidad de quiebra después de que la propia GM hubiera solicitado a sus trabajadores la reapertura de los acuerdos sobre prestaciones sociales.Richard Wagoner, director ejecutivo de General Motors, ha señalado en los últimos días que los empleados deberían sacrificar parte de los beneficios de salud que tienen en el actual convenio colectivo. Estos derechos, fruto de un acuerdo con todavía dos años de vigencia, alcanzaron –según la empresa- un gasto de 5.200 millones de dólares en 2004, cifra que podría llegar hasta los 5.600 millones en este ejercicio.Destacados ejecutivos de la compañía han indicado en los últimos días que las prestaciones sanitarias de sus empleados “están por encima de los estándares del sector" y que “sus costes están limitando la capacidad de la empresa para reaccionar ante las condiciones del mercado". Sin embargo, el principal sindicato de la empresa, UAW, ha rechazado rotundamente reabrir la negociación de los acuerdos alcanzados en materia de prestaciones sociales.Pese al comunicado emitido por GM, las acciones de la compañía han caído en la Bolsa de Nueva York a su nivel más bajo de los últimos 12 años, condicionadas también por el anuncio de la compañía de re rebajar sus previsiones de ganancias. Sus ventas, además, siguen cayendo en Estados Unidos, su principal mercado, a favor de las marcas asiáticas. La situación de GM no parece, sin embargo, tan preocupante en el Viejo Continente. Aunque en los próximos meses su crisis podría arrastrar también a su filial europea, a día de hoy los datos la avalan: las ventas en este mercado han aumentado en un 2,5 por ciento durante el primer trimestre de año, hasta alcanzar las 513.000 unidades.También hay buenas noticias en España, donde su planta de Figueruelas (Zaragoza) podría fabricar los turismos de la marca Chevrolet. Así lo ha anunciado, al menos, el presidente y consejero delegado de Chevrolet España, Guillermo Sarmiento, quien, sin embargo, ha señalado que todavía no hay un plan definido a corto plazo.