General Motors lanza una nueva oferta sobre Daewoo

El tira y afloja entre propietarios y posibles compradores de Daewoo cumple un nuevo capítulo. Ahora, el grupo estadounidense está dispuesto a aumentar su oferta de principios de semana, pero manteniendo su negativa a hacerse cargo de Pupyong. Un periódico local afirma que el gobierno estaría dispuesto a excluir la planta más antigua de la marca de las negociaciones, aunque buscando planes alternativos. Sin embargo, el Banco de Desarrollo de Corea, de propiedad estatal y el principal sostenedor de la firma en bancarrota, asegura que la citada factoría deberá ser incluida en la venta. En caso contrario, no habrá acuerdo.

General Motors está tratando de llegar a un nuevo acuerdo con los acreedores de la firma surcoreana en bancarrota, Daewoo Motor, mediante el cual excluiría la planta de Pupyong, la más grande y antigua de cuantas componen su entramado industrial.

En tal caso, el fabricante estadounidense estaría dispuesto a pagar 841 millones de euros (140.000 millones de pesetas), un aumento ostensible respecto a los 106.000 millones de pesetas que ofreció a comienzos de semana, que fueron rechazados inmediatamente, tanto por gobierno como por acreedores.

Instalación anticuada
General Motors no quiere la factoría de Pupyong, a la que considera obsoleta y sin utilidad. Su adquisición conllevaría una profunda reforma de las instalaciones que no está dispuesto a acometer, puesto que no sería fundamental en su intento por capturar más cuota de mercado en Asia. En estos momentos, tan sólo está interesado en las fábricas de Kunsan y Changwon, ambas en Corea del Sur, y en la red de distribución de la marca.

No obstante, las pretensiones del primer constructor mundial chocan con las condiciones de los inversores de Daewoo, que sólo venderán si General Motors adquiere todos los activos de la compañía.

De todos modos, GM confía en alcanzar un acuerdo antes de finalizar el mes de agosto, esperanza alentada por las últimas noticias provenientes de Corea. El diario local Chilsun Ilbo asegura que el gobierno y los acreedores estarían dispuestos a ceder, finalmente, y a no incluir la planta de Pupyung en las operaciones de compra. "Ambas partes deben comprender que la exclusión de la factoría es el camino para que salgan las cosas", comentó una fuente cercana a las conversaciones.

Plan alternativo
Para ello, está preparando un plan alternativo de venta que la mantendrá operativa, toda vez que sindicatos y oposición política no están dispuestos a separarla del acuerdo.

Entre las vías que se barajan, la más coherente es la de mantener la actividad en la factoría, sin control estadounidense, suministrando ayudas para su supervivencia. Otra de las ideas que se plantean es que General Motors finalmente sí acepte la compra de Pupyong, aunque en plazos.

Sin embargo, en declaraciones a The Wall Street Journal, un portavoz del Banco de Desarrollo de Corea, propiedad del Gobierno y principal acreedor de Daewoo, ha negado esta información y ha señalado que cualquier acuerdo futuro deberá contener imprescindiblemente la planta de Pupyong.

Nuevo nombre para el Cadillac roadster
Mientras tanto, General Motors continúa con sus operaciones en el resto del mundo. La última información proveniente de la compañía recoge que los responsables de márketing de la marca Cadillac ya han encontrado un nombre para su nuevo "roadster" de lujo, cuyo lanzamiento se prevé para 2002. Se llamará XLR.

El Cadillac XLR fue presentado en la edición de 1999 del Salón Internacional de Detroit y recuerda al Chevrolet Corvette.