General Motors espera un 2002 con buenos resultados

El principal fabricante automovilístico del mundo, General Motors, ha hecho cuentas con sus ventas en enero y lo que va de febrero en Estados Unidos y ha decidido revisar al alza sus previsiones para este 2002.

General Motors espera un 2002 con buenos resultados
General Motors espera un 2002 con buenos resultados

La crisis en el sector de la automoción, como el lobo, no parece que sea "tan fiera como la pintan" los analistas, al menos para General Motors.

Tras los datos registrados en 2001, las previsiones de 2002 indicaban que la primera mitad del año sería, como poco, difícil para la industria automovilística. De hecho, en Estados Unidos, tras los atentados del 11 de septiembre, General Motors puso en marcha una campaña de venta de coches a interés cero, una iniciativa que pronto fue imitada por sus principales competidores (Ford y Chrysler).

Sin embargo, esta idea era "pan para hoy y hambre para mañana" y así lo vieron los responsables de los tres grandes fabricantes norteamericanos. Por ello, la promoción terminó con el principio del año y las previsiones para 2002 han sido a la baja, con recortes en las producciones y planes de ajuste de costes.

Una vez finalizado el mes de enero y con febrero en la recta final, General Motors acaba de anunciar que 2002 no será tan malo y, por ello, ha revisado sus previsiones al alza.

En el mercado estadounidense, GM espera aumentar sus ventas hasta 5,1 millones de unidades, 100.000 más que las esperadas en enero. En general, la compañía ha anunciado que las ventas totales de vehículos en EE.UU. alcanzarán los 16 millones de unidades.

Con este aumento en las ventas, GM aumentará su producción en Norteamérica en el primer trimestre de este año en un 1,5 por ciento: 1,34 millones de unidades, 20.000 más de las previstas.

El segundo periodo del año, GM fabricará en EE.UU. 1,4 millones de vehículos, un cuatro por ciento más que en el segundo trimestre de 2001.

Por otra parte, el fabricante necesita dinero "contante y sonante" para sufragar los costes de pensiones y de los seguros de salud de sus empleados, por ello ha optado por ofrecer 2.500 millones de deuda convertible.

Según los analistas, este dinero también podría hacerle falta a GM en el caso de decidirse por la compra de Fiat, compañía de la que el fabricante norteamericano ya posee el 20 por ciento. Los informes realizados por expertos en la materia apuntan a que la compañía italiana podía estar interesada en vender un mayor porcentaje entre 2004 y 2009.

Todas estas informaciones reflejan, según John Dervine, director financiero de GM, la confianza que la compañía tiene en su futuro.