General Motors desecha el coche de Tiger Woods

Tras el anuncio realizado la semana pasada por el vicepresidente de General Motors, Bob Lutz, de "y cambio" en la línea de producción de la compañía, la primera decisión al respecto no se ha hecho esperar.

El Buick Bengal, concept car inspirado y promovido por el mejor golfista del panorama profesional actual, Tiger Woods, no será fabricado en serie, contradiciendo las propias noticias emitidas desde el seno de la compañía en agosto pasado. El roadster había sido el último de los coches de concepto de la firma Buick que General Motors desarrollara para impulsar a la marca.

Ni la influencia promocional del jugador ni los elogios recibidos en su presentación a comienzos de año han evitado su desaparición. El sofisticado Bengal, que incluía una pequeña tercera puerta en el lado del conductor, tuvo que hacer frente a múltiples problemas de producción y al aumento de los costes previstos.

Pese a que algunos directivos de la compañía confían en que General Motors reconsidere su decisión, Bob Lutz, anteriormente responsable de revivir las enseñas del grupo con vehículos exclusivos, ya se ha apresurado a señalar que su producción es inviable.