General Motors cerrará concesionarios en Europa

En medio de una fuerte reestructuración económica, General Motors ha empezado a pensar en cerrar concesionarios en Europa. Así lo ha confirmado Nick Reilly, futuro vicepresidente de ventas de la compañía para la región.

Con 7.000 concesionarios de Opel, Vauxhall y Saab entre otras marcas, General Motors necesita recortar gastos para salir de la crisis en que anda sumida: el año pasado su división europea perdió 131.820 millones de pesetas.

Cerrar concesionarios es una medida muy drástica, pero muy eficaz, pues reduce notablemente los gastos logísticos.

"Nuestros costes de distribución son muy altos y eso significa que el número de concesionarios es también alto", señaló Reilly en unas declaraciones concedidas a la agencia Bloomberg.

Buscando un mayor beneficio por cada coche vendido, se han recortando notablemente los costes en muchas áreas de negocio, incluyendo grandes despidos. Ahora le toca el turno a la red comercial.

Esta red, además, debe optimizar sus procesos, por ejemplo, reduciendo mucho el tiempo de entrega de los coches. Reilly ya ha señalado a los concesionarios como uno de los puntos débiles y ha recordado que, en los últimos tres años, General Motors ha cerrado el 35 por ciento de su red británica sin que por ello se hundiera su cuota de mercado.

En lo que va de año, entre Opel y Vauxhall (la marca en Gran Bretaña) han vendido 960.000 unidades, un 4,3 por ciento menos que en 2000.

Los mejores vídeos