Gasolineras y autopistas reciben el 28 por ciento de los fraudes con tarjetas

Viajar por carretera es una de las modalidades más utilizadas por los defraudadores que cometen estafas con tarjetas. Al menos, esto es lo que se desprende del informe anual de Visa España, que muestra que el 28 por ciento de los fraudes realizados a través de este medio de pago se efectúan en gasolineras y autopistas.

A pesar de que las tiendas de electrodomésticos, joyerías y relojerías reciben una gran parte de los fraudes perpetrados con tarjetas, son las gasolineras y las autopistas las que acaparan el porcentaje más alto de estafas efectuadas con "dinero de plástico".

Los defraudadores gastaron el año pasado 1,25 millones de euros (208 millones de pesetas) en las estaciones de servicio, cifra que representa el 18 por ciento del total malversado. Se contabilizaron 40.201 operaciones fraudulentas -la mayoría de ellas provocadas por el robo de la tarjeta al titular- y, por cada una de ellas, se realizó un gasto medio de 31 euros (5.158 pesetas).

Las autopistas recibieron el mayor número de visitas de estafadores: más de 200.000 pasaron por los puestos de peaje, desembolsando un total de 653.646 euros (108 millones de pesetas). El importe medio de cada transacción fue de 3,3 euros (poco más de 500 pesetas).

Madrid y Barcelona registraron el 55 por ciento del total defraudado, con 1,9 millones y 1,80 millones de euros (316 y 299 millones de pesetas), respectivamente.

El índice de fraude general es del 0,01 por ciento del total de compras y de retiradas de efectivos con tarjetas Visa, lo que representa 6,95 millones de euros (1.156 millones de pesetas) sobre un volumen total de 59.544 millones (casi 10 billones de pesetas) y 307.507 operaciones. Según el informe, se trata de una de las tasas más bajas de Europa, donde la media se acerca al 1 por ciento.