Gasolina más cara en Semana Santa

Ya se anunció hace unos días: este año, la Semana Santa sería más cara para los conductores, debido al aumento en los precios del combustible. Las primeras previsiones se han quedado cortas: desde el inicio de este período vacacional, los carburantes han subido un 0,1 por ciento.

El Gobierno propone ahorrar combustible
El Gobierno propone ahorrar combustible

Los precios medios de la gasolina sin plomo de 95 octanos y del gasóleo A, los carburantes más consumidos en España, han experimentado continuas subidas debido a la escalada de costes del crudo. La Asociación de Operadores Petrolíferos anunció que esta sería la Semana Santa más cara para los conductores y sus previsiones se han quedado cortas: el importe del combustible ha aumentado un nuevo 0,1 por ciento en las gasolineras de nuestro país desde el inicio de las vacaciones.Según los datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el precio medio del gasóleo A –el carburante más utilizado en España- ha alcanzado los 86,4 céntimos de euro por litro. El 18 de marzo, su importe era de 86,3 céntimos de euro/litro, lo que supone un incremento del 0,1 por ciento.Esta misma subida ha sido experimentada por la gasolina de 95 octanos, que ya cuesta 90,3 céntimos de euro/litro, y por la de 98 octanos. El precio medio de este tipo de combustible es de 1,003 euros por litro, según anuncia el diario “Expansión".En plena subida de los carburantes, las grandes superficies, con descuentos habituales del 4 por ciento en el combustible, tienen una gran oportunidad para atraer conductores. Es el caso de Carrefour, que ha lanzado una agresiva campaña en Semana Santa: el precio de los carburantes en sus estaciones de servicio (73 en toda España) se ha reducido un 8 por ciento. La oferta, que ha provocado largas colas en sus gasolineras, finaliza hoy, según indica el periódico “Cinco Días".La Federación Nacional de Autónomos (ATA) ha solicitado al Gobierno que rebaje los impuestos especiales de los carburantes y que establezca un gasóleo profesional menos afectado por las subidas de los productos petrolíferos. Con estas medidas, los trabajadores por cuenta propia que emplean el combustible como materia prima en el desempeño de su actividad profesional (más de 800.000) podrán superar la “insostenible" situación derivada de la escalada de precios.El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha recordado que el establecimiento de un gasóleo profesional figuraba entre los compromisos electorales del PSOE, señala el diario “La Gaceta de los Negocios". La asociación ha subrayado que el Ejecutivo recaudó 4.145 millones por IVA y 11.889 millones por impuestos especiales de los carburantes en 2004, un 6 por ciento más que durante el ejercicio anterior. El Ejecutivo balear podría incumplir una de sus promesas electorales, pues el “céntimo sanitario" está muy cerca de su aplicación. Así, el impuesto sobre los hidrocarburos podría subir 2,4 céntimos de euro. Este incremento en la tasa se dedicará a construir nuevas carreteras y un hospital. Miquel Ramis, portavoz de la Administración en las islas, ha anunciado que esta impopular medida se adoptará sólo “si es absolutamente imprescindible; es decir, si no se obtiene la financiación necesaria de la Administración central".La llegada de los motores turbodiesel con tecnología “common-rail" ha supuesto el lento declive de las mecánicas de gasolina, cuyas ventas no han dejado de bajar desde finales de la década de los 90. En Europa, según el diario “El Mundo", el 52 por ciento de los vehículos aún tienen propulsores de gasolina, pero los constructores prevén que el 65 por ciento de los coches que se venderán en 2010 en la Unión Europea serán Diesel.
Estas teorías, sin embargo, han sufrido un vuelco recientemente: los expertos han anunciado que el fin de la era del gasóleo está muy cerca, debido al precio de estos propulsores. En 2008 entrará en vigor la normativa anticontaminación Euro 5, que impone nuevas restricciones a las emisiones de las mecánicas. Los ingenieros de diversas compañías creen que estas disposiciones obligarán a modificar los motores Diesel de tal manera que su precio se incrementará notablemente. Actualmente, su coste es un 50 por ciento mayor que el de las mecánicas correspondientes de gasolina.De nada sirvió la reducción que experimentó el precio del crudo a finales de la semana pasada. Las reservas de petróleo en Estados Unidos aumentaron en 4,1 millones de barriles–hasta los 309,3 millones-, el doble de lo previsto, lo que relajó su importe un 2,8 por ciento en el caso del crudo Brent (de referencia en Europa) y un 4 por ciento en el caso del West Texas, de referencia en Norteamérica.

Sin embargo, la calma duró muy poco tiempo. Tras conocerse el descenso, la tercera mayor refinería estadounidense, perteneciente a la compañía British Petroleum (BP), sufrió una explosión en la que murieron 15 personas. Los mercados, asustados por la posible pérdida en la capacidad de refino –justo cuando llega la época de vacaciones, la de mayor demanda de gasolina- y por la ajustada relación entre la oferta y la demanda, reaccionaron al alza casi inmediatamente. El crudo Texas llegó a los 54,8 dólares por barril (1 dólar=0,77 euros; 1 barril=159 litros), mientras que el Brent alcanzó los 53,9 dólares. A pesar de la situación, los expertos han anunciado que este repunte en el precio del petróleo podría ser temporal.

También subió el producto de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que ya supera los 50 dólares por barril. La entidad ha vuelto a poner en jaque a los mercados tras manifestar que, a pesar de los anuncios realizados la semana pasada, el aumento planteado en la producción de petróleo no se materializará. Según afirma la OPEP, el suministro actual garantiza el abastecimiento mundial. “Se están realizando consultas sobre un incremento de 500.000 barriles diarios", ha asegurado el presidente de turno de la organización, Al Sabah, “pero creemos que aún no ha llegado el momento", ha añadido.La Plataforma Ciudadana “Refinería No" ha expresado los perjuicios medioambientales que traería la futura Refinería Balboa a Villafranca de los Barros (Badajoz), donde se ubicará la planta.