Galileo decide su suerte ante el Consejo Europeo de Ministros

El proyecto de localización guiado por satélites Galileo, diseñado para Europa, se enfrenta a una prueba de fuego hoy en Bruselas. El Consejo de Ministros de la Unión Europea decidirá con qué cuantía financia el lanzamiento del proyecto.

Galileo ya no se mueve
Galileo ya no se mueve

En la reciente reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de Barcelona se decidió impulsar definitivamente el titubeante proyecto Galileo, una red de localización por satélite que rivalizase con el estándar estadounidense GPS.

Tras ese espaldarazo de Barcelona, queda por decidir cómo se va a financiar Galileo y con cuánto dinero. Esa decisión debe tomarla hoy mismo el Consejo de Ministros en Bruselas.

En principio, los Ministros de Transportes y Comunicaciones deberán desbloquear un montante de 450 millones de euros, casi 75.000 millones de pesetas, que se habían destinado al proyecto en sus orígenes. Además, tienen que aprobar una suma adicional de 100 millones de euros, unos 16.000 millones de pesetas. Con todo este dinero, Galileo podrá echar a andar y cubrirá la fase de desarrollo, que debe terminar en 2005.

Después, la Agencia Espacial Europea contribuirá con 550 millones de euros, más de 91.500 millones de pesetas. Esta cantidad, prometida hace unas semanas, ha sido el bálsamo que ha cambiado el modo de pensar de los países que se oponían a Galileo; ese dinero y la insistencia de España, principal valedor del plan.

Los países de la Unión consideran que los 2.150 millones de euros, unos 357.000 millones de pesetas, que costará lanzar Galileo deben ser financiados en dos terceras partes por el sector privado, mientras que el resto será público.

Además de aprobar todas estas cantidades, los ministros tienen que decidir sobre la empresa que gestione el colosal proyecto. No todos tienen claro si el sector privado debe o no tomar parte en su accionariado. Tampoco está claro si el Banco Europeo de Inversiones y la Agencia Espacial Europea se involucrarán.

Galileo, un sistema propio de orientación por satélite para la Unión Europea, que supondrá una alternativa al GPS, se pondrá en marcha en tres fases. La primera de ellas (de 2001 a 2005) será la de desarrollo; la segunda -de despliegue- se completará entre 2006 y 2008, mientras que la tercera fase (a partir de 2008) será la de explotación. Galileo contará con 30 satélites en órbita y ocho de reserva, el lanzamiento del primero de los cuales se realizará en 2004.

Cuando funcione, Galileo servirá para localizar vehículos, utilizar navegadores dentro de los coches, coordinar flotas de camiones, taxis, etc. Se anuncia que será mucho más preciso que el GPS americano y que no estará bajo control militar.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.