Fuerte subida del petróleo, arrastrado por el invierno

Ha tardado más que otros años, pero, al final, el invierno ha llegado para poner su orden en los mercados petrolíferos. El fuerte descenso de temperaturas que vive toda la zona nordeste de Estados Unidos ha provocado una importante subida de la demanda de gasóleo.

Las calefacciones funcionan a toda máquina y los norteamericanos están demandando más gasóleo del habitual, con lo que los precios de este combustible suben, sus existencias bajan y las refinerías compran crudo para refinar. Esta compra final ha logrado tensar los alicaídos precios del petróleo, que ayer experimentó un repunte espectacular en la bolsa de Nueva York. El crudo para entrega en febrero se revalorizó en 1,17 dólares, un 6 por ciento, y se estabilizó en 21,01 dólares por barril.

En Londres, pese a la calma con que se abrió la sesión, el día también tuvo tendencia alcista. El barril de Brent, referencia para Europa, cerró a 20,97 dólares, 1,27 dólares más por barril.

Ayer era el primer día de actividad comercial en Estados Unidos y Europa después de las fiestas de Año Nuevo. Los mercados han reaccionado con energía ante la demanda de gasóleo y han tomado precauciones por lo que pueda pasar.

También ayer era el primer día de negocio tras el recorte de la producción aprobado por la

Untitled Document

Opep</font color="#0033CC"> , que, como se sabe, ha decidido extraer 1,5 millones de barriles menos al día para forzar los precios hacia arriba. Rusia, Noruega y México han apoyado esta reducción con una rebaja conjunta de casi medio millón de barriles más al día.

Los analistas creen que es pronto para evaluar el impacto de esta decisión en los mercados petrolíferos. Sin embargo, sobre los intermediarios ya pesa esta noticia y en los próximos días se notará la falta de existencias y es más que probable que los precios empiecen a subir.

Los mejores vídeos