Fraude en gasolineras… y en seguros

Confirmado: el famoso “fraude de las gasolineras" verdaderamente existió. Los 35 acusados de cobrar más carburante del suministrado se han declarado culpables y pagarán 2,11 millones para evitar el juicio. Pero hay más estafas: las aseguradoras afirman que 7 de cada 10 engaños, en este caso de usuarios, se cometen en pólizas de coches.

Fraude en gasolineras… y en seguros
Fraude en gasolineras… y en seguros

El proceso abierto por el conocido “fraude de las gasolineras", destapado en 1998 por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha dado un vuelco totalmente inesperado. Los 35 acusados de cobrar más gasolina de la suministrada asumieron ayer su culpabilidad, aceptando un acuerdo que les condena a entre 15 y 12 meses de prisión y a pagar 2,11 millones de euros.Los imputados, 15 propietarios de estaciones de servicio y 20 encargados de gasolineras, aceptaron finalmente las conclusiones definitivas anunciadas por la fiscalía, en las que se les acusa de delitos de estafa relativos al mercado y los consumidores.No obstante, y a falta de que la Audiencia Nacional confirme ahora la sentencia, los 35 implicados podrían evitar ir a prisión. El fiscal, según informan fuentes de la OCU, podría haber aceptado en su escrito que las penas de cárcel sean sustituidas por multas. Y, a tenor de lo previsto en el artículo 88 del Código Penal, dichas sanciones oscilarían entre los 2.700 euros, en el caso de encargados, y 14.112, en el de los dueños de las estaciones de servicio.A lo que sí deberán hacer frente los imputados es al pago de 2,11 millones de euros por evitar ir a juicio. El importe total de esta cifra, pactado en concepto de cantidades ilegítimamente defraudadas, podría ya incluso haber sido ingresado en la cuenta de consignaciones de la sección segunda de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, según informaciones del Ministerio de Justicia.El interrogante radica ahora en dónde irá finalmente a parar esta cantidad. En este sentido, el director de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), José María Múgica, ha exigido hoy que los 2,11 millones de euros se destinen a un “fondo de prevención del fraude, que debería gestionar el Ministerio de Sanidad y Consumo".Múgica, que ha mostrado su “enorme satisfacción" por el acuerdo alcanzados por ambas partes, considera “muy difícil" que los consumidores defraudados por las gasolineras en los años noventa reciban una compensación, ya que “no creo que guarden todavía una factura o un resguardo de las estaciones en las que repostaron". El tristemente famoso “fraude de las gasolineras" se destapó en enero de 1998 cuando la OCU presentó una denuncia ante el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia por un presunto fraude en varias estaciones de servicio. La Comunidad de Madrid inició entonces una inspección en la región y detectó varios surtidores manipulados.
Finalmente, se pudo comprobar que estos surtidores incorporaban un mecanismo que alteraba la cadencia del transmisor de impulsos, con lo que el contador marcaba un 5 por ciento más de combustible del que realmente suministraba.Mientras la justicia dictamina ahora las responsabilidades del conocido fraude de gasolineras, las aseguradoras denuncian también ser víctimas de engaños, en este caso a manos de los usuarios.La cooperativa para la investigación del mercado asegurador español, ICEA, informan hoy de que siete de cada diez fraudes registrados en 2004 por las compañías de seguros fueron cometidos en pólizas de coches. Sus titulares –asegura ICEA- intentaron simular accidentes, exagerar daños sufridos por vehículos o “colar" a las compañías golpes registrados antes de la suscripción del seguro.Sin embargo, gracias a la investigación de los casos sospechosos, las entidades participantes en el estudio (un total de 23) han logrado evitar el pago de hasta el 74 por ciento de las cantidades reclamadas por sus clientes.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.