Francia quiere “europeizar” su medida anti-polución

Francia quiere que su “virtuosa" medida de gravar la compra de los vehículos más contaminantes se extienda más allá de sus fronteras y se aplique en el resto de países europeos.

España cumplirá, tarde, con Kyoto
España cumplirá, tarde, con Kyoto

El ministro francés de Industria, Patrick Devedjian, ha apostado porque la medida de gravar impositivamente los coches que contaminen más debe aplicarse a toda Europa. Esta declaración esconde un claro interés económico, pues Devedjian sostiene que, de aplicarse este impuesto sólo en Francia, este país saldría perjudicado respecto a otros y todo ello por aplicar una medida “virtuosa".En declaraciones a la cadena de radio “France Info", Devedjian valoró muy positivamente el decreto de su Gobierno, aunque se quejó de que “la puesta en marcha es compleja". Lo ideal, en opinión del titular de Industria galo, es organizarse para activar este tipo de acciones “a escala europea, para no penalizar a nuestra industria, porque, si no, Francia será una vez más la única virtuosa y saldrá castigada"El sector automovilístico galo se basa en “tener grandes series que se venden a escala europea", por lo que la creación de un sistema diferenciado respecto al mercado europeo. Devedjian se ha quejado de lo contraproducente que ha sido el informar de estas medidas fiscales meses antes de su aplicación: “Las medidas fiscales no hay que anunciarlas antes porque eso induce a compras anticipadas". El pasado lunes, el ministro de Medio Ambiente, Serge Lepeltier, anunció que el 1 de enero de 2005 entrará en vigor un sistema “bonus-malus" que gravará con un impuesto la compra de los vehículos más contaminantes. Al mismo tiempo, se rebajará el precio de algunos de los modelos que produzcan menos polución. Todo ello se calculará en función de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de las partículas finas de los motores que queman gasóleo. Lepeltier citó algunos ejemplos orientativos al respecto. Así, citó que un comprador de un todoterreno con motor Diesel V8 pagará 3.000 euros extras, mientras que aquellos que adquieran un coche de gama alta tendrán que desembolsar unos 1.500 euros más. Por su parte, los que compren un modelo con filtro de partículas recibirán una prima de 800 euros. El 50 por ciento de los turismos que se venden en la actualidad en Francia se quedaría con el mismo precio, pues ni sería penalizado ni bonificado con la medida. Tras el anuncio, según Devedjian, se han disparado las ventas de los todo terrenos que se gravarán con la tasa, mientras que han caído las de los vehículos Diesel con filtro de partículas.