Francia obliga ya a llevar luces de día

A partir de mañana, cualquier automovilista que circule por Francia –conduzca a la hora que conduzca- tendrá que llevar las luces de cruce puestas. Toda Europa, poco a poco, va encendiendo su alumbrado: ¿por qué se resiste España?

Francia obliga ya a llevar luces de día
Francia obliga ya a llevar luces de día

Ya es obligatorio. Francia implanta las luces de cruce para todos aquellos conductores que circulen fuera de poblado, conduzcan a la hora que conduzcan: incluso a plena luz del día.La medida se impondrá hasta el próximo 27 de marzo. En ese tiempo, la Administración gala estudiará si las luces de crucen logran reducir los accidentes en carretera. Si es así, se implantará de manera definitiva. Lo cierto es que hay una pluralidad de estudios sobre el asunto y la mayoría coincide en que, desde luego, no existen efectos negativos por llevar las luces de cruce puestas. Todo son ventajas. Además, existe la experiencia de numerosos países en todo el mundo. El último en unirse a “la cruzada de las luces de cruce" fue Italia, que obliga a su uso en autopista desde el año 2003, pero países como Dinamarca o Hungría llevan más de 20 años con esta obligación. Francia parece aceptar el encendido de luces de cruce sin traumas. Las únicas voces contrarias vienen de algunas asociaciones de motociclistas que lamentan haber perdido su “privilegio" de ir de día con la iluminación. Según explican, temen ser confundidos con coches.

Está demostrado: circular de día llevando encendidas las luces “cortas" reduce de forma drástica el riesgo de sufrir un accidente. Los expertos coinciden en señalar que aumenta la visibilidad de los vehículos. Además, los peatones ven mucho antes lo que se les viene encima. Enciende las luces, ilumina tu viaje.
No te pierdas nuestro reportaje.
Muchas asociaciones defienden el uso diurno de las luces, desde fabricantes a clubes de automovilistas. Además, hay que indicar que su uso no está penalizado: el código de circulación no prohíbe expresamente llevar puesto este alumbrado durante el día. Según los datos de Tráfico, con luz, los accidentes se reducen de un 30 a un 40 por ciento. Sin embargo, la propia DGT ha reconocido la dificultad de que nuestras vías estén perfectamente iluminadas: el alumbrado correcto para un kilómetro de carretera cuesta unos 300.000 euros.Si la solución está a la mano del automovilista, ¿por qué no tomarla?, se preguntan algunos.
El nuevo Código de Circulación ha modificado el uso del alumbrado en nuestros coches.
En túneles: siempre son obligatorias las luces de cruce, por muy bien iluminados que estén.
Baja velocidad: Las luces de emergencia tendrán que conectarse si nuestro vehículo no puede marchar a la velocidad mínima exigida en una vía y existe peligro de alcance.
Antiniebla: El antiniebla trasero –si se dispone de él- deberá conectarse obligatoriamente, pero sólo cuando las condiciones sean especialmente desfavorables: lluvia intensa, niebla espesa, nevada fuerte o nubes densas de humo o polvo.
Largo alcance: El alumbrado de largo alcance tendrá que sustituirse por el de cruce cuando el reflejo de nuestros faros en el retrovisor pueda molestar al conductor que circula delante de nosotros. Así, se elimina la referencia de los 150 metros para efectuar dicho cambio.
Carriles “especiales": Cuando se marche por un carril “especial" (reversible, de sentido contrario al habitual o adicional), será obligatorio llevar encendidas las luces de cruce y, si es necesario, las largas. Esta exigencia se hace extensiva a los vehículos que marchen por el carril contiguo, aunque éste sea convencional. Si sólo existe éste en el sentido normal de la marcha, la velocidad estará limitada a 80 km/h. Es el mismo ritmo que deben respetar aquellos que circulen por el carril especial.

Francia cumple un año barrida literalmente por radares automáticos. Según los datos del Gobierno galo, desde que se instalaron en los puntos cruciales de carreteras y autopistas, se ha reducido el número de accidentes mortales en más de un 20 por ciento. Aseguran que la velocidad en estos tramos ha descendido en 10 km/h. También es un rentable negocio: en un año, se han recaudado en Francia, gracias a los radares, más de 100 millones de euros. En la actualidad, hay más de 200 radares fijos y móviles, pero –según ha anunciado- llegarán muchos más. El Ejecutivo francés lo asegura con rotundidad, a pesar de que estos aparatos sí encuentran la oposición directa de parte de los conductores. Eso sí, no llegan a los límites de los ingleses, que no dudan en quemar las cámaras espía y los radares. En el condado de Somerset, la A-37 está plagada de cámaras incendiadas: los vecinos protestan mediante bombas caseras, incluso rodean los pilotes donde se sostienen estas cámaras con neumáticos caseros (como puedes ver en las fotos que te ofrecemos).
Los mejores vídeos